Fútbol boliviano declara emergencia y reduce sueldos

para contrarrestar la crisis económica causada por la falta de ingresos del fútbol profesional debido al confinamiento nacional al que ha orillado el coronavirus.

para contrarrestar la crisis económica causada por la falta de ingresos del fútbol profesional debido al confinamiento nacional al que ha orillado el coronavirus.

En el manifiesto se determina además no negociar con el gremio de los futbolistas. La determinación fue tomada tras una reunión de los presidentes de los 14 clubes y la federación.

Paniagua criticó esta decisión, al explicar que los jugadores bolivianos son los que menos ganan en Sudamérica y que una reducción de este tipo es muy severa.

Bolívar, uno de los clubes más adinerados del país, tiene una nómina de futbolistas que ascendería a unos cuatro millones de dólares. Sin embargo, Paniagua mencionó que hay jugadores en el fútbol nacional que cobran alrededor de 300 dólares al mes.

Ellos serían los más afectados con la medida, advirtió.

La crisis ahoga a clubes como San José, de la región altiplánica de Oruro, el cual debe más de seis meses de sueldo a su plantel.

Marcelo Claure, presidente del Bolívar, pidió la unidad de todos los actores del fútbol boliviano ante la crisis.

"Este es el momento de dejar las diferencias al lado, ya que esta crisis va a cambiar nuestro deporte para siempre y acá todos tenemos que hacer un gran sacrificio, desde los dirigentes, jugadores, empleados, hinchas para así salir adelante y emerger más fuertes que antes", escribió Claure en su cuenta de Twitter.