Brasil suspende torneos de fútbol; Bolsonaro protesta

La Confederación Brasileña de Fútbol ha suspendido todos sus torneos debido a la pandemia del coronavirus, una medida que el presidente Jair Bolsonaro consideró una muestra de histeria.

La Confederación Brasileña de Fútbol ha suspendido todos sus torneos debido a la pandemia del coronavirus, una medida que el presidente Jair Bolsonaro consideró una muestra de histeria.

Los torneos afectados incluyen la Copa de Brasil de hombres, las dos máximas divisiones del campeonato brasileño de mujeres y competencias de nivel junior.

El inicio del Brasileirao está programado para abril.

La decisión no afecta los torneos estatales que se disputan actualmente. Algunos partidos se realizaron sin aficionados esta semana en Sao Paulo y Río de Janeiro. Las autoridades del fútbol a nivel estatal, incluyendo las de Sao Paulo y Río, decidirán el lunes qué medidas tomarán ante el brote del virus que fue detectado primero en China.

Jugadores del club brasileño Gremio realizaron una protesta por cuenta propia contra la realización de partidos, portando cubrebocas para su encuentro ante Sao Luiz el domingo, en la segunda fase del Campeonato Gaucho.

Futbolistas y cuerpo técnico del Gremio ingresaron con cubrebocas a la cancha de su estadio en la ciudad de Porto Alegre para el duelo por el torneo del estado Rio Grande do Sul.

El duelo, que Gremio ganó 3-2, se realizó a puertas cerradas.

En cambio, Bolsonaro manifestó su descontento con la suspensión de los torneos.

Cuando se prohíben partidos de fútbol, entre otras cosas, se cae en la histeria, a mi entender, y yo no quiero eso, dijo Bolsonaro a medios locales. La CBF, que se va a reunir mañana, podría en todo caso vender sólo una parte de las entradas, tomando en cuenta la capacidad del graderío, y no adelantarse a simplemente prohibir esto o aquello, porque cancelar no va a contener el virus.

El domingo, Bolsonaro participó en actos que reunieron a miles de personas, pese a las recomendaciones de que permaneciera aislado por el riesgo de contagio. Varias personas que viajaron con el presidente brasileño a Estados Unidos la semana pasada dieron positivo de COVID-19.

Bolsonaro dijo el viernes que dio negativo.