Ancer afirma que ha aprovechado presión de jugar en casa

El mexicano Abraham Ancer asegura que el World Golf Championship, que se juega en la capital de su país, ha sido un torneo relevante en su carrera, y no sólo por razones sentimentales.

El mexicano Abraham Ancer asegura que el World Golf Championship, que se juega en la capital de su país, ha sido un torneo relevante en su carrera, y no sólo por razones sentimentales.

La presión de jugar en casa bajo altas expectativas lo ha ayudado a crecer como golfista y para este año no requirió ya invitación a un certamen al que arriba como uno de los mejores jugadores del mundo.

Ancer, de 28 años, jugó las pasadas dos ediciones del torneo mexicano gracias a una invitación de los organizadores, por la vía de una excepción para el golfista local mejor colocado de la clasificación.

El año pasado, Ancer se colocaba en el 61er puesto del mundo. Pero después de jugar en México, su carrera despegó, y ahora vuelve como el 29no, sin requerir de otros privilegios para llegar al campo.

Siempre estoy feliz de venir, es una de mis semanas favoritas de todo el año porque es un torneo que me ha ayudado mucho, no siempre he jugado a mi mejor nivel, pero me pone en posiciones con presión jugando al lado de grandes nombres y con mucha gente que va a verme y yo quiero jugar bien para ellos, dijo Ancer en rueda de prensa. Aquí aprendí a jugar bajo presión, no es casualidad que siempre me ha ido bien después de jugar aquí y eso pasó desde el primer año.

El notable salto en la carrera de Ancer se dio coincidentemente después de jugar al lado de Tiger Woods, la leyenda del deporte que en 2019 por primera vez visitó al país para un torneo competitivo.

El año pasado fue diferente, jugando con Tiger y aquí en México, recordó Ancer. Siempre estoy nervioso porque quiero hacerlo bien y luego agregas a Tiger a la ecuación. Fue algo muy grande, pero me ayudó mucho, aunque en ese momento no lo noté, yo sólo quería hacer birdies y jugar bien.

Gracias a esa experiencia, Ancer ya pudo disputar los primeros tres majors de su carrera y en el PGA Championship de Nueva York alcanzó el 16to puesto. Después avanzó a la postemporada de la gira y terminó segundo en el Northern Trust que le valió para amarrar un puesto en la Presidents Cup .

Ahora jugará todos los majors del 2020.

Ancer, quien es el primer mexicano en clasificarse para la Presidents Cup, fue el mejor del equipo internacional con tres victorias, un empate y una derrota, justamente ante Woods.

Las situaciones que viví aquí y en las que me pusieron en el torneo (WGC) y en la Presidents Cup me han ayudado, me siento nervioso, pero he aprendido a controlarlo, dijo Ancer. Sí siento presión, pero es porque lo quiero hacer bien aquí.

Como Ancer no necesitó invitación, ahora ese lugar lo ocupará su compatriota Carlos Ortiz, quien ha tratado de absorber la experiencia de su colega para tener un buen fin de semana en casa.

Han sido tres años en que lo he vivido como espectador, pero prefiero jugarlo, es una gran oportunidad la que me dan, dijo Ortiz. Tengo que darle las gracias a Abraham, hace apenas unas semanas le preguntaba sobre la presión por jugar la Presidents Cup y me dijo que después de jugar aquí con Tiger, nunca había sentido tanta presión, yo espero hacer lo mismo, cada vez estoy más sólido mentalmente que es lo que se necesita en semanas como esta.