Cerca de sus 37 años, Verlander espera seguir en la élite

En momentos en que Justin Verlander se acerca a su cumpleaños 37, el as de Houston evoluciona para mantener intactas las habilidades que lo llevaron en la campaña pasada a ganar su segundo premio Cy...

En momentos en que Justin Verlander se acerca a su cumpleaños 37, el as de Houston evoluciona para mantener intactas las habilidades que lo llevaron en la campaña pasada a ganar su segundo premio Cy Young, ocho años después de que consiguió el primero.

Verlander, quien cumple 37 años este jueves, habló esta semana sobre cómo se siente envejecer, en la antesala de su 16ta temporada en las Grandes Ligas.

La meta es seguir adaptándome para intentar ser exitoso y pelear contra el envejecimiento, dijo. No puedes seguir haciendo lo mismo. Tu cuerpo cambia mientras envejeces y necesitas adaptarte y hacer cosas un poco diferente para seguir en la cima de tu juego.

Verlander logró eso la temporada pasada cuando fue líder de las Grandes Ligas con 21 triunfos y una efectividad de 2,58 que fue la segunda mejor de la Liga Americana. Ganó el Cy Young del Joven Circuito por primera vez desde el 2011 cuando también fue el Jugador Más Valioso.

El lanzador lideró las Grandes Ligas con 223 entradas, la mayor cantidad desde el 2012 y sus 34 juegos como abridor empataron la mayor cantidad de la liga. Se convirtió en el sexto pitcher en lanzar tres juegos sin hits.

Es difícil ser exitoso por tanto tiempo sin trabajar excepcionalmente duro y tener una excepcional fortaleza mental, dijo el nuevo mánager de los Astros Dusty Baker.

Aunque Verlander siempre esperó tener una carrea longeva, hubo un momento en el que se preguntó si llegaría a lanzar después de los 35 años. Se lesionó en 2014 cuando tenía 31 y ya no se sentía como el mismo.

No fue que disminuyera mi competitividad, sino mi habilidad de competir a un nivel alto, comentó sobre sus dudas. Fue difícil. Fue mentalmente desgastante no sólo por el tema de salud, sino por la batalla por mí mismo, por los Tigres. En ese momento, simplemente escuchaba cómo todos decían que estaba acabado, no fue fácil.

Eventualmente recuperó su salud y lanzó dos temporadas y media más con Detroit antes de ser cambiado a los Astros durante la campaña 2017.

Y ahora que está comenzando su tercera temporada completa con los Astros, se siente más cómodo como líder. Se complace ayudando a los jóvenes lanzadores de Houston y siempre está disponible para responder a dudas o dar algún consejo.