Nets aplastan a Warriors y a Russell

Caris LeVert firmó 23 puntos y los Nets le dieron una ruda bienvenida a D™Angelo Russell en su regreso a Brooklyn, al aplastar el miércoles 129-88 a los Warriors de Golden State.

Caris LeVert firmó 23 puntos y los Nets le dieron una ruda bienvenida a D™Angelo Russell en su regreso a Brooklyn, al aplastar el miércoles 129-88 a los Warriors de Golden State.

En la víspera de la fecha límite de trasferencias, los Warriors mantuvieron fuera a Glen Robinson III y Alec Burks, que habían sido dos de sus jugadores más productivos.

Los que si jugaron fueron arrollados en la cancha y se vieron muy pronto en desventaja por 20-4, fallando 20 de sus 22 intentos de triple en la primera mitad y rezagándose hasta por 44 unidades.

Joe Harris agregó 17 unidades y Garrett Temple sumó 16 con los Nets, que superaron a los Warriors por primera ocasión en casi cinco años. LeVert, quien había empatado la mejor marca de su carrera con 29 puntos en su partido anterior, repartió ocho asistencias.

Russell recibió una ovación del público y un homenaje en video por parte de los Nets. Salvo eso, tendrá poco que recordar de esta noche. Anotó 17 puntos, pero terminó de 8-0 desde la línea de tres y los Warriors fueron superados por 29 puntos durante sus 18 minutos en la cancha en la primera mitad.

Golden State terminó anotando 5 de 39 tiros de larga distancia (13%).

Russell tuvo dos buenas temporadas con Brooklyn y fue elegido al Juego de Estrellas por primera vez la campaña pasada. Pero se volvió reemplazable una vez que los Nets firmaron a Kyrie Irving, y fue enviado a Golden State en un acuerdo de firma y cambio que llevó a Kevin Durant a Brooklyn.

El nombre de Russell había aparecido en conexión con algunos reportes de cambios y no jugó el lunes en Washington, argumentando un golpe en el cuádriceps derecho, pero regresó a la titularidad el miércoles. Los fanáticos corearon ¡Gracias, D-Lo! ¡Gracias, D-Lo! como signo de aprecio por ayudar a que Brooklyn regresara a la postemporada.

Los Nets anotaron 40 tantos en el primer periodo y llegaron a estar arriba 95-64 después de tres cuartos, su ventaja más amplia en casa después de tres cuartos desde que se mudaron a Brooklyn en 2012.