Lakers caen ante Blazers en 1er juego tras muerte de Bryant

Los Lakers de Los íngeles se secaron las lágrimas y saltaron a la cancha del Staples Center por primera vez desde la muerte de Kobe Bryant con una determinación que le habría enorgullecido.

Los Lakers de Los íngeles se secaron las lágrimas y saltaron a la cancha del Staples Center por primera vez desde la muerte de Kobe Bryant con una determinación que le habría enorgullecido.

Damian Lillard anotó 48 puntos y los Trail Blazers de Portland derrotaron el viernes 127-119 a los Lakers en su primer partido desde que Bryant, su hija Gianna y otras sietes personas murieron en un accidente de helicóptero.

Lillard convirtió siete triples, repartió 10 asistencias y capturó nueve rebotes en una fenomenal actuación que impulsó a los Blazers ante un rival que sigue lidiando con el trauma del siniestro del domingo.

Antes del salto inicial, los dos equipos participaron en un conmovedor homenaje a Bryant, que incluyó canciones, un repaso a los mejores momentos del astro y un emotivo discurso de LeBron James. El video con lo más destacado de la carrera de Bryant se emitió en cada descanso pero, entre tanto, Lillard ponía el espectáculo sobre la cancha.

Con sus siete triples, Lillard estableció un nuevo récord en la NBA al sumar 40 en cinco juegos. Pero hasta la estrella de los Blazers sabía que el resultado era secundario esta vez.

Nadie va a ganar esta noche, dijo Lillard a la televisora ESPN durante el partido. Kobe se fue. Su familia no va a tenerlo de vuelta. Esto solo es baloncesto.

James terminó con 22 puntos, 10 asistencias y ocho tableros, y Anthony Davis tuvo 37 tantos y 15 rebotes en el primer encuentro de los Lakers desde el pasado sábado.

Hassan Whiteside convirtió 30 puntos, y C.J. McCollum sumó 19 a la cuenta de los Blazers.

Toda la noche fue profundamente dolorosa y catártica para cualquiera que ame a los Lakers o a Bryant, quien ganó cinco anillos de campeón en sus 20 años de carrera, siempre vestido de morado y oro.

Bryant se retiró en 2016 pero seguía siendo un icono para la franquicia y una inspiración para el actual plantel, que se enteró de su fallecimiento cuando regresaba a casa tras una gira por la costa este. Su siguiente partido, contra los Clippers, fue pospuesto, en una semana brutal en la que trataron de gestionar la pérdida.

Los Lakers volvieron a jugar por fin tras una ceremonia que homenajeó la vida de Bryant y su impacto en el baloncesto. Varios jugadores de los Lakers lloraron durante la ceremonia, como algunos de los Blazers, pero tras dos momentos de pausa de 24 y 8 segundos luego del salto inicial, dejaron atrás la intensidad del momento con elegancia.

Davis inició el partido con los ojos rojos, pero anotó 18 puntos solo en el primer cuarto. Los Lakers perdieron 13 balones en una primera mitad que disputaron con un evidente exceso de energía.

Lillard, natural de California, se desató en el tercer cuarto, con 23 tantos y seis triples en una virtuosa exhibición de sus habilidades en ataque.

En el último curto, los Lakers estaban 12 puntos por detrás cuando la grada comenzó a corear ¡Kobe! ¡Kobe!. Inmediatamente lograron un parcial de 9-0, pero los Blazers no bajaron el ritmo y se mantuvieron al frente.

La ceremonia de homenaje comenzó con el pabellón a oscuras y Usher interpretando Amazing Grace. En las pantallas del Staples Center se mostró entonces un video de los mejores momentos de Bryant narrado con su propia voz.

James tomó entonces el micrófono, descartó el discurso que había preparado y emocionó a los asistentes con sus palabras. James, que llegó a los Lakers en 2018, habló con Bryant pocas antes de su muerte, cuando éste lo felicitó por adelantarlo en el tercer puesto de máximos anotadores de la NBA.

Así que, en palabras de Kobe Bryant, 'Mamba se va'. Pero en las nuestras, ˜no olvidamos™. Vive, hermano, dijo James.