Muguruza y Halep chocarán en semifinales de Australia

Simona Halep se alejó de su casa para entrenar para afrontar la nueva temporada. Lo hizo cerca de un desierto, sin tener días libres.

Simona Halep se alejó de su casa para entrenar para afrontar la nueva temporada. Lo hizo cerca de un desierto, sin tener días libres.

Su objetivo era ponerse a tono físicamente para conquistar un tercer título de Grand Slam e incrementar una colección que incluye el que ganó en Wimbledon el año pasado y el que obtuvo en el Abierto de Francia de 2018.

Garbiñe Muguruza escaló el Kilimanjaro en noviembre. La hispano-venezolana no quería cavilar más por las dos mediocres temporadas desde que se proclamó campeona de Wimbledon en 2017.

Después de pretemporadas inusuales, Halep está en las semifinales del Abierto de Australia por segunda vez en tres años, y Muguruza lo hará por primera ocasión en el Melbourne Park.

Las dos tenistas, que han ganado dos veces torneos del Grand Slam, chocarán en pos de un boleto a la final del primer grande de la temporada.

Ambas se han coronado ya en Wimbledon y en el Abierto de Francia, y saben lo que es ocupar el puesto de honor en el ranking. Pero ninguna ha sido monarca de un grande sobre canchas duras.

Muguruza, que no figura entre las preclasificadas, ganó el miércoles su duelo de cuartos de final en sets corridos, lo mismo que Halep, quien es la cuarta favorita.

Cualquier torneo del Grand Slam es prioritario. Yo no elegiría uno, dijo la rumana Halep tras despachar 6-1, 6-1 a la estonia Anett Kontaveit. Pero desde luego, sería grandioso si yo pudiera ganar uno sobre canchas duras.

Muguruza estaba enferma al inicio del torneo y perdió 6-0 su primer set, pero recuperarse para vencer a la estadounidense Shelby Rogers en tres parciales, apenas cediendo un juego en el resto del partido. Acto seguido, se apuntó victorias contra un par de jugadores que están en el Top 10: Elina Svitolina y Kiki Bertens.

La española de 26 años tardó poco más de una hora y media en doblegar a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, por 7-5, 6-3. Ambas rivales tuvieron dificultades con su servicio, deslumbradas por el sol en un extremo de la pista.

Cinco de los ocho quiebres de saque llegaron en el primer parcial, que duró 56 minutos. La victoria permitió que Muguruza se instalara en la ronda de las cuatro mejores por primera ocasión en el Melbourne Park.

No llegaba a estas alturas en las grandes citas desde el Abierto de Francia de 2018.

Pavlyuchenkova quedó con foja de 0-6 en cuartos de final en los grandes. De los 49 certámenes del Grand Slam en los que se ha inscrito, no ha llegado jamás a la ronda de las cuatro mejores.

Sobre su expedición al Kilimanjaro, el pico más alto de ífrica, Muguruza la describió como una experiencia que me cambió la vida.

Pero claro que tuvo un impacto en mí, no sólo como tenista, pero en todo, dijo. Pasar por semejante desafío. Creo que eso me sirvió de mucho.

Cuando se le pidió que comparara sus actuaciones en el circuito en 2016 y 2017 a las de los dos años más recientes, Muguruza rechazó que se valore a los últimos dos como estar en coma.

Creo que esos años no fueron tan buenos al compararlos con los años anteriores. Así lo veo. Decir que estuve en coma es un poco fuerte, afirmó. Hay momentos en los que sufres como jugadora y las cosas no van tan bien. Simplemente hay que ser paciente, aguantar y volver otra vez".

Halep, quien perdió en tres sets la final australiana de 2018 ante Caroline Wozniacki, consideró que aquella dura derrota la motivó para coronarse ese año en Roland Garros, derrotando a Muguruza en semifinales.

El miércoles, la rumana de 28 años requirió de apenas 53 minutos para vencer a Kontaveit.

La perfección no existe, pero estoy muy contenta por la forma en que jugué. Me sentí muy bien en la cancha, me moví muy bien y le pegué a la bola realmente bien, valoró. Ha sido un gran partido.