Ciudadano del mundo: Bryant promovió el basket

al igual que a jugadores italianos y europeos en la NBA. La actitud de Bryant respondía a su conocimiento directo de la calidad del jugador extranjero

al igual que a jugadores italianos y europeos en la NBA. La actitud de Bryant respondía a su conocimiento directo de la calidad del jugador extranjero

Por ejemplo, cuando su padre Joe jugó en Italia en los 80, nadie soñaba en ver a un italiano en la NBA, dijo Messina.

Ahora, Marco Belinelli es un campeón de la NBA con los Spurs de San Antonio; Danilo Gallinari es una pieza importante con el Thunder de Oklahoma City; y Andrea Bargnani fue la primera selección del draft de la NBA de 2006 por los Raptors de Toronto.

Messina pasó a ser un asistente con los Spurs y en ocasiones le tocó sustituir a Gregg Popovich como entrenador, el primer técnico no nacido en Norteamérica que ganó un partido de la NBA.

Bryant regresó a Estados Unidos para estudiar la escuela secundaria, pero siguió hablando italiano toda su vida y a menudo dijo que sería un sueño jugar en el país.

Ese sueño estuvo a punto de hacerse realidad en 2011, cuando Bryant estuvo cerca de integrarse al Virtus Bologna durante una huelga de la NBA, pero el acuerdo no se concretó.

Kobe era muy, muy fuerte. Incluso de niño, su mentalidad de Mamba ya estaba, dijo Davide Giudici, un buen amigo de la infancia en Reggio Emilia. Me acuerdo que decía: ˜Un día seré deportista profesional. No sé si en la Serie A o en Europa o en la NBA, pero voy a jugar baloncesto, sin dudas, en mi vida.

Y resultó que Bryant hizo mucho más que jugar baloncesto. Se transformó en un embajador global del deporte.