Abierto de Australia defiende jugar con mala calidad de aire

El director del Abierto de Australia Craig Tiley defendió la decisión de disputar los partidos de la fase clasificatoria esta semana, pese a que la calidad del aire en Melbourne fue una de las peore...

El director del Abierto de Australia Craig Tiley defendió la decisión de disputar los partidos de la fase clasificatoria esta semana, pese a que la calidad del aire en Melbourne fue una de las peores del mundo debido al humo provocado por los incendios forestales que han devastado zonas del país.

Los tenistas arremetieron contra los organizadores por tener que salir a jugadores en condiciones que propiciaron que una, la eslovena Dalila Jakupovic, cayera al suelo de rodillas con un ataque de tos, y otro, el australiano Bernard Tomic, pidiera asistencia médica al tener dificultad para respirar.

Tiley dijo el jueves que las condiciones de juego cumplieron con el parámetro establecido luego que los organizadores del primer Grand Slam de la temporada consultaron expertos médicos y deportivos, así como científicos de la Autoridad de Protección Ambiental.

Nuestros médicos quedaron satisfechos con las condiciones para competir de los jugadores, en base a toda la investigación, datos e información científica que disponían, dijo Tiley.

Añadió que los partidos hubieran sido interrumpidos si el personal médico en el Melbourne Park decidía que era poco saludable seguir jugando.

Absolutamente, comprendemos el enojo, (pero) mucho del mismo obedece a la confusión y lo complejidad de entender lo que está ocurriendo, dijo Tiley. Hemos invitado a los jugadores ... que se nos acerquen para hablarlo.

Si hay alguien que en un momento no se siente bien, contamos con un grupo completo de médicos. Tenemos a un especialista de problemas respiratorios presente para lidiar con estos casos.

El inicio de los partidos de la clasificación se demoró una hora el martes y dos horas el miércoles, esperando que se despejara un poco el humo y brumo de los incendios. Un aguacero el miércoles mejoró la calidad del aire en Melbourne.

El británico Liam Broady criticó el jueves las condiciones con las que tuvo lidiar el martes, cuando perdió 6-3, 6-0 ante el bielorruso Ilya Ivashka.

Cuanto más pienso en las condiciones que jugamos, más me hierve la sangre, escribió Broady en Twitter. No podemos tolerar esto. El email que recibimos ayer de la ATP y el AO (Abierto de Australia) fue una cachetada.

Broady, quien cerró el año pasado como el número 240 del ranking, mencionó que a la población de Melbourne se le recomendó mantener a sus mascotas en sus casas el día que le tocó jugar. ¿Y pese a ello querían que saliéramos afuera para una competición de alta intensidad?

El miércoles, el canadiense Brayden Schnur lanzó críticas a la organización tras vencer a Sebastian Ofner en la primera ronda, y reclamó que estrellas como Roger Federer y Rafael Nadal se pronuncien sobre las condiciones de juego.

El Consejo de Jugadores de la ATP tiene prevista una reunión previa al Abierto de Australia, que arranca el lunes.