Ancer reaparece en Honolulu tras su gran Copa Presidentes

Ancer plantó cara hasta que la leyenda le superó en 16 golpes para poner en marcha la remontada de Estados Unidos.

Ancer plantó cara hasta que la leyenda le superó en 16 golpes para poner en marcha la remontada de Estados Unidos.

Me llevé muy buenas cosas de la Copa Presidentes, dijo Ancer. El solo haber podido jugar golf con semejante presión. Me gusta estar en ese tipo de situaciones. Puedo ser un mejor jugador cuando me encuentro en esas situaciones, y seguir adelante. Siento que estaré más calmado en situaciones en las que usualmente me estresaba.

Sentía que cada golpe era fundamental, no sólo para él sino para todo el equipo.

Vuelve a la carga por su propia cuenta al enfrentar a un lote de 144 rivales en el ventoso Waialae Country Club, sin tantos espectadores o pendientes de la televisión.

Es uno de los 15 que figuran en el Top 50 del ranking mundial, liderado por Justin Thomas, quien ganó el torneo en Kapalua la semana pasada y ha salido airoso en tres de sus últimos seis torneos de la gira de la PGA.

Ancer sigue buscando su primer título en la PGA. Ganó el Abierto de Australia al final de 2018, lo que le valió una plaza en el Abierto Británico. Tuvo buenas actuaciones el año pasado, particularmente al quedar segundo detrás de Patrick Reed en el Liberty National, para clasificarse al Campeonato del Tour y entrar al Masters por primera vez.

Me mostró lo que necesitó para seguir creciendo, el cómo debes responder bajo presión, dijo Ancer sobre su marca de 3-1-1 en el Royal Melbourne. Lo puedo tener como punto de referencia si me encuentro en una situación como esa, quizás jugando en una última ronda por la victoria.

Ancer afronta un año trascendental. Será el primero en el que disputará las cuatro grandes citas del golf. Y tiene casi asegurado representar a México en los Juegos Olímpicos de Tokio.