Heat vence a Jazz y se coloca con marca de 13-1 en casa

Derrick Jones sabe que es tema de debate si logró una clavada frente a Rudy Gobert, el jugador defensivo de los últimos dos años en la NBA. Pero el alero del Heat tiene claro lo que ocurrió.

Derrick Jones sabe que es tema de debate si logró una clavada frente a Rudy Gobert, el jugador defensivo de los últimos dos años en la NBA. Pero el alero del Heat tiene claro lo que ocurrió.

Fue una clavada, insistió.

Gobert pensará distinto. Pero las estadísticas dan cuenta de la volcada... y de otro triunfo de Miami en casa.

Jimmy Butler anotó 20 puntos, Bam Adebayo añadió 18 y capturó 12 rebotes, y el Heat derrotó el lunes 107-104 al Jazz de Utah para colocar su registro en 13-1 como local, el mejor de la NBA.

Encontramos una forma de luchar para conseguir esto. Fue una forma diferente de ganar, indicó el entrenador Erik Spoelstra. Contra un equipo como éste, es una tremenda victoria.

Tyler Herro encestó nueve de sus 17 unidades en el cuarto periodo por Miami. Goran Dragic aportó 15 tantos, Meyers Leonard sumó 11 y Kendrick Nunn añadió 10 por el Heat.

Miami superó en rebotes 55-46 al Jazz, que vio rota una racha de cinco triunfos.

Joe Ingles tuvo su mejor anotación de la campaña con 27 unidades por el Jazz, que se acercó a tres unidades a falta de seis segundos gracias a un remate de Gobert. Pero Butler respondió con un par de tiros libres para sentenciar el triunfo de Miami.

Bojan Bogdanovic aportó 19 tantos por Utah, Gobert finalizó con 18 puntos al encestar 9 de 11 disparos, sus 20 rebotes fueron su cifra más alta de la campaña, y además bloqueó cinco tiros. Donovan Michell sumó 13 tantos con cinco encestes en 19 intentos.

En el segundo periodo, Jones, uno de los mejores jugadores de la liga para volcar el aro, encaró a Gobert. Saltó a unos cinco pies (metro y medio) del aro y rebasó por mucho a Gobert.

El enceste se registró oficialmente como una clavada. Jones asegura que, efectivamente tocó el aro con las manos.

Jones se llevó las manos a la cabeza, en señal de incredulidad, cuando volvía al otro extremo de la cancha. Y las redes sociales se encendieron con comentarios sobre una acción inusitada ante el férreo Gobert.