Pese a tropiezo, 49ers siguen como 1ros de la Nacional

Una semana después de lograr su triunfo más electrizante de la campaña, los 49ers sufrieron la derrota más inesperada. Ahora, la misión que debe acometer San Francisco en las últimas dos semanas...

Una semana después de lograr su triunfo más electrizante de la campaña, los 49ers sufrieron la derrota más inesperada. Ahora, la misión que debe acometer San Francisco en las últimas dos semanas de la temporada regular es clara.

Si ganan los dos duelos, los 49ers asegurarán el primer puesto de la Conferencia Nacional para la postemporada y, con ello, la ventaja de locales. De lo contrario, San Francisco (11-3) podría lamentarse de la derrota del domingo por 29-22 ante los Falcons de Atlanta, como una oportunidad perdida para tomar ventaja respecto de Seattle (11-3) en la División Oeste de la Nacional.

Esta derrota no define nuestra temporada en adelante, consideró el tackle izquierdo Joe Staley. No es algo que vaya a perdurar en este vestuario. Es una derrota desagradable, y los rivales tienen el mérito. Obviamente nos habría encantado estar sentados aquí con un triunfo. La historia sería diferente. Vamos a aprender de esto, vamos a reconocerlo y a tener una tremenda semana de práctica. Eso es todo lo que podemos hacer.

Los 49ers han vivido emociones intensas en fechas recientes. Hace dos semanas, perdieron un duelo de toma y daca en Baltimore, donde los Ravens convirtieron un gol de campo en la última jugada del encuentro. Luego, San Francisco ganó por 48-46 un festival ofensivo en Nueva Orleáns, gracias a un gol de campo de 30 yardas de Robbie Gould, con dos segundos por disputar.

La intensidad no fue la misma ante los eliminados Falcons. Y ello incidió tal vez en el gris desempeño que permitió la remontada de Atlanta para llevarse la victoria, merced a un pase de cinco yardas de Matt Ryan para que Julio Jones anotara con dos segundos restantes.

Ha habido mucho dramatismo, pero creo que estamos hechos para esto, dijo el fullback Kyle Juszczyk. Simplemente sigo diciendo que ésta será una buena experiencia para el momento en que haya más en juego, ¿saben? Así que estamos conscientes de que hay más partidos en adelante, durante los playoffs, y este tipo de cosas representan una buena experiencia para nosotros.

QUÉ FUNCIONA

El tight end George Kittle. Aunque buena parte del ataque tuvo problemas para operar, Kittle logró otra gran exhibición. Estableció la mejor marca en su carrera, con 13 recepciones en 17 intentos para 134 yardas.

Igualó el récord de la franquicia, impuesto por Eric Johnson, en materia de más recepciones en un partido por parte de un tight end, y llegó a 2.780 yardas de por vida. Ese total superó el de 2.774 yardas de Mike Ditka, miembro del Salón de la Fama, en cuanto a la marca de un tight end durante sus primeras tres campañas.

QUÉ FALTA

Un buen trabajo de los receptores. Aunque Kittle fue el destinatario preferido de Garoppolo, los receptores fueron casi invisibles.

Sólo Emmanuel Sanders, Deebo Samuel y Kendrick Bourne participaron en más de tres jugadas ofensivas durante el partido. Dante Pettis ni siquiera ingresó en el campo, pese a que estaba en activo.

Samuel soltó un envío clave, y Garoppolo completó cuatro de nueve envíos para 49 yardas cuando lanzó hacia los receptores.