Tras 1ra prórroga en México, Spurs vencen a Suns

El año pasado, durante su última temporada en la NBA, Manu Ginóbili seguía prodigando algunos momentos mágicos en la agonía de los encuentros. Y Patty Mills continuaba gastándole bromas a su co...

El año pasado, durante su última temporada en la NBA, Manu Ginóbili seguía prodigando algunos momentos mágicos en la agonía de los encuentros. Y Patty Mills continuaba gastándole bromas a su compañero veterano, al decirle que había bebido jugo del abuelo.

Aparentemente, Mills encontró un elixir propio en México, que le permitió emocionar al público en la recta final del duelo del sábado.

Mills dejó el banquillo para anotar 26 puntos, incluido un enceste en la agonía de la prórroga, para que los Spurs de San Antonio superaran 119-117 sobre los Suns de Phoenix, en el segundo partido de temporada regular disputado en México este año y el 30mo en la historia.

Fue el primer partido dirimido en tiempo extra en México desde que la NBA comenzó a visitar el país en 1992.

Mills, base australiano de 31 años, compartió vestuario durante siete temporadas con Ginóbili, quien se retiró de la NBA en la temporada 2017-18. Y aunque el argentino nunca le dio la receta de su jugo, Mills lo calificó como un mentor.

Manu era un jugador grandioso y vivía para esos momentos, era un jugador apasionado, dijo Mills sobre la capacidad de Ginóbili para resolver los encuentros. Aprendí mucho de él. Aunque no tomé el jugo del abuelo, sí puedo decir que ayer probé una bebida de guacamole mezclado con chapulines (saltamontes). Quizá eso me sirvió.

Mills sumó seis puntos en el alargue de un partido en que los Spurs recurrieron a un ataque bien repartido. DeMar DeRozan, LaMarcus Aldridge y Dejounte Murray anotaron 18 puntos cada uno por San Antonio, que venía de perder en casa ante los Cavaliers de Cleveland hace un par de noches, también en tiempo extra.

De hecho, los Spurs impusieron un récord, al requerir por cuarta vez consecutiva de un alargue para definir un duelo.

Lonny Walker aportó 16 unidades y Rudy Gay sumó otras 10 para los Spurs (10-15), que han ganado tres de sus últimos cinco partidos.

San Antonio, que fue campeón por última vez en la temporada 2013-14, está en una transición con un elenco nuevo que intenta emular los éxitos pasados del equipo en el que brillaban Ginóbili, Tony Parker, Tim Duncan.

Sólo Mills queda en la plantilla del último campeón.

Estamos en un periodo de aprender de lo que hicimos en el pasado. Yo trato de ser un puente entre lo viejo y lo nuevo, ese ha sido mi papel, pasar lo que aprendí con Manu, Timmy y Tony a esta generación, en especial en los momentos clave, agregó Mills.

Además de la gran noche de Mills, San Antonio aprovechó la ausencia de Devin Booker, la estrella de los Suns, quien sufre una lesión en el antebrazo derecho.

Hace un par de años, Booker, de ascendencia mexicana, anotó 39 puntos en noches consecutivas para los Suns.

El español Ricky Rubio hizo su mejor esfuerzo por suplir la ausencia y terminó con 25 puntos y 13 asistencias.

Frank Kaminsky añadió 22 unidades y Dario Saric totalizó 19 con 17 rebotes para los Suns (11-14), que disputaron su tercer encuentro de temporada regular en México y quinto en la historia, contando la pretemporada.

Sin Devin sabíamos que Ricky tendría un buen partido, hizo jugada tras jugada, ojalá lo hubiéramos ayudado más, dijo el entrenador de los Suns, Monty Williams. Somos un equipo joven y Ricky es en quien nos apoyamos en muchas situaciones porque es el líder del equipo junto a Devin. Es un jugador fabuloso y nunca se rinde, es algo de lo que podemos aprender todos.

Los Spurs tuvieron la ventaja más grande del partido con 11 puntos tras un enceste de Rudy Gay sobre el final del primer cuarto, que eventualmente terminó 28-18 a favor de San Antonio. Parecía que los Spurs se enfilarían a un triunfo sin complicarse.

Pero los Suns despertaron en el arranque del segundo cuarto y con una carrera de 9-0, sellada con un pase de Rubio para Dario Saric, se pusieron arriba 32-30 y se fueron al descanso arriba por 48-44.

El partido se mantuvo cerrado. Los dos equipos se intercambiaron la delantera hasta los minutos finales, cuando parecía que los Spurs lo ganaban con dos triples consecutivos para colocar el marcador en 102-98 con 2:10 por jugar.

Sin embargo, los Suns lo volvieron a empatar a 104 con un enceste de Aron Baynes.

Después de eso, Aldridge cobró tiros libres y San Antonio se fue arriba 107-104 con 16,7 segundos, pero Kelly Oubre Jr. mandó el duelo a la prórroga mediante un enceste de tres puntos desde la esquina izquierda con 2.6 segundos por jugar.

En la prórroga, Rubio encestó un triple con 30 segundos que puso al frente a Phoenix 119-117, pero DeRozan anotó bajo la canasta con 5.5 segundos y recibió una falta, pero erró el tiro libre.

Los Spurs aprovecharon una entrega de balón de los Suns y Mills clavó un triple que sentenció el encuentro.