Riquelme vuelve a Boca como vicepresidente

La venganza es un plato que se come frío. Y Juan Román Riquelme puede dar fe de ello.

La venganza es un plato que se come frío. Y Juan Román Riquelme puede dar fe de ello.

El máximo ídolo de Boca Juniors fue la carta ganadora de una lista opositora que se impuso el domingo en las elecciones a presidente del popular club argentino sobre el oficialismo que gobernaba desde hacía 24 años y que en 2014 no le había renovado contrato, lo cual le impidió retirarse con la casaca del equipo del que es hincha.

El presidente electo Jorge Amor Ameal, que lleva al exfutbolista como vicepresidente segundo, se impuso con el 52,92% de los votos sobre un total de casi 40.000 socios que asistieron a la elección, una cifra récord en la historia del fútbol argentino. En tanto que el candidato oficialista Christian Gribaudo, delfín del Daniel Angelici, actual mandamás de la institución, alcanzó el 30,64%.

Riquelme, de 41 años, tendrá a su cargo todas las áreas del fútbol desde el plantel profesional, las categorías menores hasta el equipo femenino.

"Este triunfo, por esta magnitud, se la debemos a Román (Riquelme) seguramente, admitió Ameal.

Además de Riquelme también fue determinante en el resultado electoral el disgusto de los fanáticos por la reciente eliminación ante el clásico rival River Plate en semifinales de la Copa Libertadores, que fue la cuarta caída al hilo ante el mismo contrincante en duelos de ida y vuelta de torneos internacionales desde 2014.

El resultado electoral en Boca también significó un duro golpe para el presidente de la nación Mauricio Macri, fundador de la agrupación que gobernaba el club desde 1995. Macri estuvo al frente de la institución hasta 2007 cuando decidió lanzarse a la política, pero siempre mantuvo su influencia sobre la dirigencia que lo sucedió.

Son muchos los que estuvieron conmigo cuando fui presidente. Ahora hay que cuidar el club porque está muy bien. A veces ganamos, a veces se pierden... finales. Pero si seguimos haciendo las cosas así, como lo fue durante mi presidencia, vamos a estar bien, dijo Macri el lunes a periodistas en la Casa de Gobierno.

El mandatario entregará el martes el poder a su sucesor, el peronista Alberto Fernández. Macri adelantó que buscará ser líder de la oposición pero no confirmó si volverá a involucrarse en la política de Boca.

Por su parte, Ameal anunció que el actual técnico de Boca, Gustavo Alfaro, no seguirá en el cargo y que en los próximos días Riquelme elegirá a su sucesor. Se especula que Miguel Russo, el último timonel que ganó la Libertadores con Boca en 2007, es el favorito. También se menciona a José Pekerman, exentrenador de la selección de Colombia. Y en materia de refuerzos, la gran apuesta de la nueva conducción sería el artillero peruano Paolo Guerrero.