Everton cesa al técnico Marco Silva tras caer ante Liverpool

Marco Silva estaba a punto de convertirse en el cuarto entrenador de la Liga Premier en ser despedido en un lapso de tres semanas.

Marco Silva estaba a punto de convertirse en el cuarto entrenador de la Liga Premier en ser despedido en un lapso de tres semanas.

La debacle de Everton en el partido más importante de esta temporada y en cualquier otro lo terminó de condenar.

Everton despidió al técnico portugués el jueves, un día después de la derrota 5-2 ante Liverpool en el derbi de Merseyside. El revés hundió a los Toffees en la zona de descenso de la Liga Premier.

Silva, quien por 18 meses estuvo a cargo del conjunto que tiene como casa al Goodison Park, se convirtió en el cuarto timonel en ser destituido en la máxima división del fútbol inglés, todos en un periodo de 17 años. Los otros cesados fueron el argentino Mauricio Pochettino del Tottenham, así como los españoles Unai Emery de Arsenal y Quique Sánchez Flores de Watford.

Everton informó que Duncan Ferguson dirigirá al equipo de manera interina para el compromiso frente a Chelsea el sábado. En un comunicado, el club subrayó que pretende confirmar un nuevo técnico permanente lo más pronto posible.

Según medios de prensa, el exentrenador David Moyes podría regresar al equipo.

La goleada sufrida ante Liverpool fue la novena derrota del Everton en 15 partidos de la Premier, lo que lo hunde en el antepenúltimo sitio de la tabla pese a un buen arranque de temporada.

El dueño mayoritario del Everton, Farhad Moshiri, tomó la decisión de despedir a Silva antes de una serie de difíciles encuentros en la Premier ante Chelsea, Manchester United, Arsenal y Manchester City.

Silva también ha dirigido a Hull y Watford en la liga inglesa.

Moshiri aún no ha sacado dividendos de su fuerte inversión luego que se convirtiera en el principal accionista del Everton en febrero de 2016. Tres técnicos han sido cesados desde entonces: Ronald Koeman, Sam Allardyce y ahora Silva.

Señalado hasta hace poco como uno de los técnicos de mayor proyección en Europa, Silva estuvo en la mira de Moshiri al comienzo de la temporada 2017-18, cuando el portugués dirigía a Watford. Moshiri no pudo llevárselo de inmediato. Watford se resistió hasta que eventualmente lo despidió por una serie de malos resultados, con Silva distraído por la situación.

Silva tomó las riendas a mediados de 2018, con la intención de que Everton apostara a un fútbol ofensivo y darles su primer título desde 1955. El club cuenta con nueve títulos de la liga inglesa y es uno de los gigantes dormidos.

No estuvo cerca. Everton terminó octavo en la liga la pasada temporada y su rendimiento no dejó de ser intermitente con Silva, quien nunca pudo encontrar a un delantero referente, constantemente hacía cambios en el mediocampo y su defensa fue muy vulnerable en jugadas de pelota detenida.

Ni siquiera un gasto de más de 150 millones de dólares en el verano ayudó a Silva.