St. Petersburg, en contra de compartir juegos con Montreal

El alcalde de St. Petersburg advirtió que la ciudad no permitirá que los Rays de Tampa Bay sigan adelante con un plan para dividir sus juegos como locales entre los nuevos estadios que serían const...

El alcalde de St. Petersburg advirtió que la ciudad no permitirá que los Rays de Tampa Bay sigan adelante con un plan para dividir sus juegos como locales entre los nuevos estadios que serían construidos en el estado de Florida y en la ciudad canadiense de Montreal.

Rick Kriseman envió el miércoles un memo al concejo de la ciudad, para informar que tanto él como el equipo coinciden en que el mejor camino en adelante consiste en cumplir un contrato existente, el cual obliga a los Rays a jugar en el Tropicana Field hasta 2027.

Los Rays han disputado sus duelos como locales en St. Petersburg desde 1998, cuando llegaron a las Grandes Ligas. Durante casi una década, su dueño mayoritario Stuart Sternberg ha buscado apoyo para la construcción de un parque que reemplace al Tropicana.

Sternberg vislumbra como una solución viable la construcción de dos estadios al aire libre para que funcionen como casas del equipo.

En términos generales, coincidimos con la descripción que ha dado el alcalde Kriseman sobre nuestros meses de conversaciones. Sin embargo, nos gustaría aclarar dos puntos: Primero, no estamos de acuerdo en que éste sea el mejor camino hacia delante, y segundo, solicitamos la oportunidad de explorar este concepto con St. Petersburg y Montreal y con Tampa y Montreal, dijo Sternberg en un comunicado.

Reconocemos que debemos considerar nuestras opciones para después de 2027 y todo lo que éstas conllevan, añadió Sternberg. Y seguimos firmes en nuestra creencia de que el concepto de Ciudades Hermanas merece ser considerado seriamente.

En junio, las Grandes Ligas otorgaron permiso al club para analizar la perspectiva de dividir sus encuentros en dos inmuebles, que se construirían en St. Petersburg y Montreal. La ciudad canadiense no cuenta con equipo desde que concluyó la temporada de 2004. Los Expos abandonaron Canadá y se convirtieron en los Nacionales de Washington.

Kriseman rechazó desde el comienzo la idea. El miércoles, reiteró que al ayuntamiento no aportará dinero para financiar un nuevo parque si el equipo va a tener su sede en dos ciudades.

En vez de ello, St. Petersburg sique abierta a la posibilidad de ayudar en la edificación de un estadio para un equipo de tiempo completo.

En cumplimiento con el acuerdo existente de uso, si la organización de los Rays desea continuar con la exploración del concepto de temporada compartida con Montreal, ello debe limitarse a la temporada de 2028 y más allá, dijo Kriseman.

El magnate de los valores privados Stephen Bronfman, cuyo padre Charles fue el dueño original de los Expos, forma parte del grupo que encabeza la iniciativa para llevar el béisbol de vuelta a Montreal.

Seguimos comprometidos firmemente con el concepto de ciudades hermanas con los Rays de Tampa Bay y para llevar esto a cabo en el momento que sea posible. Nuestro grupo sigue emocionado por el innovador concepto propuesto, manifestó Bronfman en un comunicado.

Los Rays suelen ser el equipo que menos espectadores atrae a su parque en las Grandes Ligas. Figuraron 29nos entre 30 clubes este año.