Piratas cesan a gerente general en medio de plena renovación

La renovación de la directiva de los Piratas de Pittsburgh sigue su marcha.

La renovación de la directiva de los Piratas de Pittsburgh sigue su marcha.

El equipo anunció el lunes el despido de su gerente general Neal Huntington, la tercera destitución de importancia después de que los Piratas terminaran la temporada en el último lugar de la División Central de la Liga Nacional.

Pittsburgh rompió relaciones con el manager Clint Hurdle en de cierre de la campaña regular. El presidente del equipo, Frank Coonelly, dejó su cargo la semana pasada y será reemplazado por Travis Williams, ejecutivo de los Penguins de Pittsburgh de la NHL.

Huntington llegó a Pittsburgh en 2007 y supervisó la transformación total de la franquicia en la que los Piratas emergieron de dos décadas de derrotas para avanzar a los playoffs tres años seguidos, de 2013 a 2015.

Aunque el declive de Pittsburgh empezó a evidenciarse en 2016, Tanto Huntington como Hurdle firmaron extensiones de contrato por cuatro años en 2017 bajo el argumento de que confiaban en que el equipo tenía el plan adecuado para mantenerse competitivo en una de las divisiones más duras de Grandes Ligas.

Ahora ambos se encuentran desempleados después de un sorprendente colapso en la segunda mitad de la temporada y en la que Pittsburgh terminó con un record de 69-93 en medio de una serie de incidentes dentro y fuera de la cancha, entre ellos la detención del cerrador venezolano Felipe Vázquez bajo cargos relacionados con relaciones sexuales con una menor de edad.

El presidente de la junta directiva de los Piratas, Bob Nutting, parecía dar a Huntington un voto de confianza cuando el equipo destituyó a Hurdle, diciendo que creía firmemente que "Huntington y el equipo que él mismo armó son la gente correcta para seguir al frente de nuestro departamento de operaciones deportivas".

Sin embargo, las cosas cambiaron en el transcurso del último mes. Nutting subrayó la semana pasada que era obvio que un cambio en las operaciones cotidianas era necesario, una situación que llevó a Coonelly a decidir que era mejor que los Piratas contaran con un "nuevo líder que traiga nuevas ideas y nueva dirección.

Williams tendrá muchas cosas por resolver ahora que los Piratas inician la búsqueda de sus nuevos gerente general y manager.