Hamilton triunfa en México, pero aún no es campeón del mundo

EL británico Lewis Hamilton ganó el Gran Premio de México por segunda ocasión en su carrera, pero su festejo como campeón del mundo tendrá que esperar esta vez.

EL británico Lewis Hamilton ganó el Gran Premio de México por segunda ocasión en su carrera, pero su festejo como campeón del mundo tendrá que esperar esta vez.

Hamilton se impuso el domingo al alemán Sebastian Vettel y al finlandés Valtteri Bottas, pero sin conseguir el margen de puntos necesario para alzar el sexto título de su carrera. Así deberá esperar por lo menos al Gran Premio de Estados Unidos.

El piloto de Mercedes, quien arrancó tercero en la parrilla, realizó una soberbia carrera y rebasó a los dos monoplazas de Ferrari, que arrancaron 1-2 en la prueba y eran los grandes favoritos para alzarse con su primer triunfo en México desde el Gran Premio de 1990.

Hamilton llegó a México con la obligación de superar por una diferencia de 14 puntos a Bottas, su compañero de escudería, para ser campeón por sexta ocasión en su carrera, con lo que se colocaría a un título del récord establecido por Michael Schumacher.

Tras su victoria, el británico consiguió una ventaja de 10 unidades. Le faltan cuatro para ser monarca

Fue un resultado increíble, llegamos a México pensando que no nos iría tan bien y logramos el triunfo, fue un gran trabajo del equipo porque sabíamos que sería una carrera difícil, dijo Hamilton, a quien no le molesta esperar para ser campeón. No me importa, a mí me gusta correr y tomará un poco más pero yo quería ganar esta carrera desde hace tiempo porque en los últimos años no se pudo.

Aunque no se coronó en México, Hamilton será el amplio favorito para conseguir el cetro el próximo fin de semana en el Gran Premio de Estados Unidos, una prueba que ha ganado en cinco ocasiones desde 2012.

Hamilton ganó el Gran Premio de México en el 2016, pero en los últimos dos años vio coronarse al holandés Max Verstappen. Aun así, en esas dos ocasiones se marchó del país con una sonrisa, porque se proclamó campeón del mundo en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

Apoyado en una sólida estrategia de Mercedes, Hamilton pudo doblegar a los pilotos de la escudería del Cavallino Rampante, que llegaron a suelo azteca tras ganar cinco poles consecutivas, además de sumar tres victorias tras las vacaciones de verano, aunque Mercedes había ganado las pruebas pasadas en Rusia y Japón.

Vettel arrancó segundo, detrás de Charles Leclerc, quien el sábado obtuvo su séptima pole de la temporada y la sexta consecutiva de Ferrari desde la pausa de verano.

Leclerc fue puntero durante buena parte de la prueba, pero una mala parada en los fosos en la 44ta vuelta lo relegó del podio.

Verstappen, quien buscaba ser el primer piloto en la historia con tres victorias en el Gran Premio de México, vio esfumarse esa posibilidad desde la sexta vuelta cuando sufrió una pinchadura que lo mandó al último puesto.

El holandés, que había sido el más rápido el sábado, pero perdió el puesto de privilegio por una penalización, intentó una feroz remontada buscando alcanzar el podio y llegó a colocarse sexto en la 53ra vuelta. Aunque luchó, ya no pudo remontar más posiciones.

El mexicano Sergio Pérez terminó en la séptima posición para igualar su mejor actuación en el Gran Premio de su país.

Pérez no pudo terminar la carrera del año pasado por problemas con sus frenos. Su mejor resultado había sido el séptimo lugar que conquistó en la edición del 2015.

El mexicano llegó a rodar sexto, pero fue rebasado por Verstappen sobre el final. Unas vueltas antes, Pérez entusiasmó a la tribuna al superar en un duelo al australiano Daniel Ricciardo.

Verstappen, de apenas 22 años, tuvo una agitada carrera porque en la primera curva sufrió un ligero percance con Hamilton y ambos pilotos salieron de la pista. En ese momento, Hamilton se fue al quinto puesto y el holandés al octavo.

Desde el arranque, Hamilton intentó irse a la punta al intentar un rebase sobre Vettel en la arrancada y se colocó por su costado izquierdo, pero el alemán mantuvo firme su posición hasta llegar a la primera curva, de donde salió segundo detrás de Leclerc.

Vettel mantuvo ese puesto hasta que su compañero de escudería tomó una parada en pits. Fue líder las siguientes vueltas hasta que él mismo tuvo que ir a los fosos en la 38va vuelta y se reincorporó a la carrera en el cuarto lugar para abrirle la puerta Leclerc, quien tomó la punta y llegó a aventajar a Hamilton con siete segundos.

Parecía que los augurios de un triunfo de Ferrari podrían cumplirse hasta que Leclerc hizo una parada en los fosos en la 44ta vuelta y su equipo realizó un cambio demasiado lento de neumáticos. Al volver a rodar en la pista, el piloto monegasco iba en quinto y ya nunca más volvió a la punta.

Hamilton entonces se apoderó del primer puesto y Vettel intentó darle alcance, pero la ventaja del británico nunca estuvo en riesgo para lograr en México un triunfo sin coronación.