Rugby: Inglaterra tumba a los All Blacks y está en la final

El partido ni siquiera había comenzado cuando Inglaterra desafió a los bicampeones vigentes.

El partido ni siquiera había comenzado cuando Inglaterra desafió a los bicampeones vigentes.

¿Respeto al Haka de Nueva Zelanda? Nada de eso en esta semifinal de la Copa del Mundo de rugby.

El suplente Joe Marler no fue el único jugador inglés que formó en V para acercarse al bando rival cuando los All Blacks realizaban su tradicional danza maorí el sábado. Marler se mantuvo inmóvil, incluso cuando uno de los árbitros le gesticuló que estaba incumpliendo las normas.

Después de aturdir a los neozelandeses con el try de Manu Tuilagi en el segundo minuto, Inglaterra no retrocedió un solo ápice. Y cuatro años después de la humillante eliminación en la fase de grupos del Mundial que era anfitrión, Inglaterra avanzó a su primera final en 12 años al sorprender 19-7 a Nueva Zelanda.

Los All Blacks no habían perdido en un Mundial desde ese torneo en 2007, nunca habían caído ante Inglaterra en un Mundial y mantenían una racha de seis victorias en el historial directo. También habían ganado 15 de los últimos 16 enfrentamientos.

Todo eso quedó desbaratado.

Eddie Jones, el entrenador australiano de Inglaterra, se la pasó toda la semana advirtiendo que los All Blacks eran vulnerables por cargar el cartel de favoritos, pese a describirles como el mejor equipo. Jones atinó otra vez.

Llevó a Australia a la final de 2003, la que acabó con una derrota ante los ingleses en un alargue. Esa ha sido la única vez que un equipo del hemisferio norte se consagró campeón en una Copa del Mundo.

Tuvimos dos años y medio para prepararnos. Ello tuvieron una semana para prepararse, dijo Jones, aludiendo a que los ingleses apuntaron a este partido desde que se hizo el sorteo del torneo.

Quiero rendir el máximo elogio a Nueva Zelanda, añadió. Ganaron dos mundiales seguidos y han sido un gran equipo, por lo que tuvimos que emplearnos a fondo para vencerles.

Los All Blacks remontaron un 15-0 para ganar 16-15 en el previo enfrentamiento, pero esta vez Inglaterra no les dio oportunidad alguna. Y ello incluyó un par de tries que fueron anulados tras la revisión de video.

No podemos sentirnos avergonzados por perder ante ellos, dijo el entrenador de Nueva Zelanda Steve Hansen. Es algo que duele demasiado.

Lo que enojó a Hansen fue que se sugiriera que su equipo careció de ambición. Retó a un reportero a que salieran de la rueda de prensa por poner en entredicho el compromiso de sus jugadores.

Inglaterra se las verá ahora con el ganador de la semifinal del domingo entre el dos veces campeón Sudáfrica y Gales. Hace cuatro años, ningún equipo del hemisferio norte avanzó a las semis. Ahora, los protagonistas del duelo por el título podrían ser dos.