Lyles conquista los 200, Quiñonez da bronce a Ecuador

El estadounidense Noah Lyles se alzó el martes con la medalla de oro de los 200 metros del Mundial de atletismo, mientras que Alex Quiñónez atrapó el bronce para darle a Ecuador su primera medalla...

El estadounidense Noah Lyles se alzó el martes con la medalla de oro de los 200 metros del Mundial de atletismo, mientras que Alex Quiñónez atrapó el bronce para darle a Ecuador su primera medalla en una prueba de la velocidad.

Lyles, el campeón de la Liga Diamante, conquistó el oro tras un fenomenal cierre de carrera. El canadiense Andre de Grasse otra vez se quedó sin poder ganar en un Mundial, debiendo conformarse con una plata.

Lyles cronometró 19.83 segundos, 12 centésimas más rápido que de Grasse. El canadiense añade la plata a las tres medallas de bronce que ha obtenido en los mundiales, amén de una plata y dos bronces en Juegos Olímpicos.

Quiñónez, de 30 años, entró tercero con un registro de 19.98, apenas cinco centésimas por delante del británico Adam Gemili.

Los tres primeros dieron alcance a Gemili, quien tuvo la mejor largada de la final pero se desinfló tras la curva para quedar cuarto. El turco Ramil Guliyev, el campeón del Mundial de Londres 2017, cerró quinto.

La medalla conseguida por Quiñónez es la quinta de Ecuador en los mundiales. Su legendario marchista Jefferson Pérez conquistó tres de oro y una de plata, consagrándose campeón en la distancia de 20 kilómetros en las ediciones de 2003, 2005 y 2007.

Menos de 24 horas que Alberto Salazar, un entrenador de pruebas de fondo, fue suspendido por infracciones de dopaje, un atleta que dirige reinó en los 800 metros.

El estadounidense Donovan Brazier se fue al frente en el punto medio de la carrera y ganó cómodamente con un tiempo de 1 minuto y 42.34 segundos, superando al bosnio Amel Tuka. El keniano Ferguson Cheruiyot aceleró en la recta final para llevarse el bronce. El puertorriqueño Wesley Vázquez finalizó quinto.

Salazar fue suspendido cuatro años por varias infracciones, incluida la de poseer y traficar testosterona mientras trabajaban en el Nike Oregon Project, un centro donde entrenaban atletas de elite. Brazier no ha sido acusado de algo indebido. Las credenciales de Salazar en el Mundial fueron revocadas

Los triunfos de Lyles y Brazier se sumaron a los de su compatriota Sam Kendricks en el salto con pértiga.

Kendricks y el sueco Armand Duplantis superaron los 5,97 metros ” el mejor registro en un Mundial desde 2001 ” y fallaron en sus intentos en 6,02. Kendricks se llevó el título por haber tenido menos fallidos en saltos de menor altura, cuatro contra los cinco de Duplantis.

El brasileño y campeón olímpico Thiago Braz quedó quinto con un 5,70.