Odell Beckham Jr. regresa a Nueva York con sed de venganza

Odell Beckham Jr. regresa a Nueva York con sed de venganza. Pero no contra los Giants.

Odell Beckham Jr. regresa a Nueva York con sed de venganza. Pero no contra los Giants.

El wide receiver, tres veces seleccionado al Pro Bowl, añadió el jueves algo de condimento al próximo partido de los Browns contra los Jets. Acusó al antiguo coordinador defensivo de Cleveland Gregg Williams de ordenar que lo lastimaran en un partido de pretemporada hace dos años.

Beckham dijo que jugadores de los Browns le comentaron que Williams, quien fue el entrenador interino del equipo durante los últimos ocho partidos de la temporada pasada y ahora es el coordinador defensivo de los Jets, les instruyó sacarme del juego.

Había personas que estaban aquí cuando él les decía: ˜Si tienen una oportunidad, atáquenlo. Si pueden, lastímenlo. Les garantizo que va a abandonar el partido lesionado™. Y cosas por el estilo, dijo Beckham. Está bien. Es fútbol (americano), en cierto sentido.

Durante aquel encuentro de exhibición de 2017, Beckham saltó para atrapar un pase y fue golpeado por el antiguo cornerback de los Browns, Briean Boddy-Calhooun, mientras descendía.

Beckham evitó lesionarse la rodilla pero sufrió un esguince grave en un tobillo, que afirma ha provocado otras dolencias. Sin embargo, el wide receiver cree que Boddy-Calhoun actuó bajo órdenes de Williams.

Es como una regla conocida, en la pretemporada nadie en la NFL está realmente dispuesto a hacer cosas así, comentó Beckham el jueves. Así que ya sabes quién es él. Es el hombre que dicta las jugadas.

Beckham sacó a relucir las tácticas de Williams cuando se le hizo una pregunta sobre los tipos de defensas que podría enfrentar en su regreso a Nueva York, donde protagonizó cinco temporadas turbulentas con los Giants.

Cuando escuchó el nombre de Williams, Beckham lanzó unos comentarios condenatorios sobre el asistente.

Lo único que estoy seguro (del encuentro del lunes) es que probablemente tenga que cuidarme de golpes baratos y de tácticas sucias y todas las cosas que le gusta enseñar, aseveró Beckham. Eso es casi todo lo que tenemos que tener en cuenta. Aparte de eso, espero lo mismo.

Las acusaciones de Beckham han colocado nuevamente la atención sobre Williams, suspendido por la liga en 2012 por su participación en el infame escándalo conocido como Bountygate. En aquel entonces, se determinó que los Saints de Nueva Orleans operaron un sistema de recompensas, en el que los jugadores recibían bonos por dar golpes duros y por lesionar deliberadamente a los rivales.

Williams ha evitado comentar sobre su pasado en repetidas ocasiones. Trabajó con los Rams para después pasar dos temporadas en Cleveland como el coordinador de Hue Jackson y posteriormente conducir a los Browns a una foja de 5-3 en la recta final de la temporada pasada.

Se pensaba que Williams, de 61 años, iba a ser uno de los favoritos para ocupar el mando de Cleveland, pero el equipo eligió a Freddie Kitchens, quien empezó la temporada anterior como entrenador de los running backs antes de un periodo exitoso como coordinador ofensivo.