US Open: Schwartzman, modelo de regularidad

Diego Schwartzman es el último sobreviviente de los seis argentinos que arrancaron en el Abierto de Estados Unidos.

Diego Schwartzman es el último sobreviviente de los seis argentinos que arrancaron en el Abierto de Estados Unidos.

El Peque ganó sus primeros dos partidos con solvencia, sentenciándolos con un 6-0 en el tercer set.

Una vez que se cumpla el US Open, desde el 9 de septiembre, Schwartzman alcanzará un hito personal: por primera vez en su carrera será el argentino mejor ubicado en el ranking de la ATP.

El actual número 21 del mundo desplazará a su compatriotas Guido Pella, el 20, y a Juan Martín del Potro, el 16.

Schwartzman entiende las circunstancias de que el ranking de Del Potro se derrumbará significativamente tras renunciar al US Open por la recuperación de una cirugía en la rodilla derecha, con lo que no pudo defender los puntos que sumó por alcanzar la final el año pasado.

Es un poco relativo, dijo Schwartzman, quien el sábado enfrentará al estadounidense Tennys Sandgren por el pase a octavos de final. Más allá del ranking y no por sacarme presión, Juan Martín sigue siendo el número 1 de Argentina en cuanto a nombre y nivel, si puede volver lo antes posible de su lesión. Todos lo sentimos así... El que lleva la bandera no deja de ser Juan Martín.

Schwartzman está por cumplir dos años seguidos manteniéndose fijo dentro de los primeros 30 del mundo, alcanzando el tope personal del número 11 en junio de 2018.

El provenir de Argentina hace suponer que la superficie de arcilla debe ser su favorita, pero Schwartzman prefiere las canchas duras. A inicios de mes ganó el tercer título de su carrera en una pista de ese tipo, consagrándose en el torneo de Los Cabos, México.

Algunos no me creían cuando decía que me gustaba jugar más en cemento que en otras superficies, dijo el tenista de 27 años.

Su comodidad, según analiza, se debe a las características propias de su juego.

Según las estadísticas de la ATP, Schwartzman figura tercero en la tabla de devolución de saque, por detrás de Rafael Nadal y Novak Djokovic.

Cuando no estoy fino, hay golpes míos que en este tipo de cancha hacen más daño, señaló. Golpes que me hacen seguir en el partido y tener más chances.

También reflexionó sobre su regularidad en el circuito.

Hace un tiempo que me vengo sintiendo muy bien en el ranking que estoy, vengo jugando bien en los torneos más grandes, acotó. No es nada fácil y ese sentido estoy muy contento porque no he tenido lesiones.