La carrera número 1.000 de Ferrari en la Fórmula Uno no es causa de festejo en Italia. Es fácil entenderlo, dado que la escudería ha tocado fondo con un monoplaza que empeora cita tras cita.

Página 1 de 2