Greenwald: EEUU quiere ventajas con espionaje

El periodista estadounidense Glenn Greenwald, quien ha revelado acciones de espionaje de su país, señaló el miércoles que Washington trata de incrementar su poder en el mundo y sacar ventajas económicas con su programa de vigilar a gobiernos y empresas extranjeras.

Greenwald se presentó en una audiencia ante una comisión del Senado brasileño que investiga las denuncias de espionaje basadas en documentos obtenidas por el ex analista de inteligencia Edward Snowden.

"Ahora tenemos muchas denuncias que demuestran que el sistema de espionaje no es sobre terrorismo, es para aumentar el poder del gobierno de Estados Unidos, porque cuando un país tiene información adquiere mucho más poder, y el que es espiado tiene menos poder", aseguró Greenwald en la audiencia.

Agregó que "el otro motivo es para obtener ventajas económicas. Hemos hecho reportajes que demuestran que han espiado a (la empresa petrolera) Petrobras y el Ministerio de Minas y Energía. Se demuestra que Estados Unidos y Gran Bretaña mienten cuando dicen que el espionaje es para combatir terrorismo o seguridad nacional".

Adelantó que en el futuro piensa publicar más informaciones que revelan las acciones de la inteligencia norteamericana en el mundo conforme profundiza el conocimiento de los documentos que obtuvo Snowden.

Reportajes elaborados por Greenwald con base en documentos obtenidos por Snowden revelaron que Petrobras y la presidenta brasileña Dilma Rousseff fueron objeto de espionaje norteamericano. También publicó que la inteligencia canadiense espió al Ministerio de Minas y Energía de Brasil.

El periodista, quien ha publicado sus reportajes en medios brasileños y el diario británico The Guardian, afirmó que Estados Unidos y Gran Bretaña están en "guerra contra el periodismo y la transparencia informativa".

Dijo que los gobiernos de ambos países han hecho todo lo posible por impedir la publicación de reportajes sobre el espionaje a gobiernos y empresas en el extranjero. Citó el hecho de que su compañero, el brasileño David Miranda, fue detenido durante nueve horas en un aeropuerto de Londres cuando hacía una escala como un intento de intimidarlo para que no informe más.

"Están haciendo mucho para esconder esos reportajes. Esas cosas que pensábamos que pasan solo en China o Rusia, de tratar de impedir publicaciones, Estados Unidos y Gran Bretaña está haciendo la misma cosa", sostuvo Greenwald, acompañado por Miranda.

Los senadores plantearon al periodista la posibilidad de que entregue los documentos que han servido de base para sus reportajes para disponer de elementos que permitan conocer más en detalle las violaciones hechas a instituciones brasileñas, pero negó el pedido.

Ante ello, la comisión decidió realizar una gestión ante la embajada de Rusia en Brasil para que autorice la realización de una teleconferencia con Snowden en Moscú, donde recibió asilo, dijo el senador Ricardo Ferraco, relator de la comisión.

"Sabemos que Petrobras fue violada, sabemos que la presidencia fue violada, pero necesitamos los documentos que prueben lo que ocurrió, para eso queremos ir a la raíz de la información, que es Snowden", declaró Ferraco a periodistas.

Greenwald hizo una crítica velada al gobierno brasileño al señalar que el país se ha beneficiado de las informaciones que obtuvo el ex analista de inteligencia, por cuanto le permitieron descubrir que ha sido vigilado por las agencias de inteligencia de Estados Unidos y Canadá.

"Hay gobiernos agradecidos por la información, pero no dan protección a la persona que proporciona esa información", se quejó Greenwald. Snowden envió un pedido de asilo a Brasil pero el gobierno no respondió, lo que en la práctica es una forma de no conceder la petición sin negarla completamente.

Aseguró que Snowden tiene un profundo conocimiento del funcionamiento del espionaje de Estados Unidos y sus aliados porque fue entrenado en sistemas sofisticados de vigilancia y está familiarizado con una gran cantidad de documentos que detallan su operación.

"Snowden enfrentó grandes riesgos al divulgar la información y ahora está siendo perseguido. Si algún gobierno quiere proteger seriamente la libertad de información, tiene que proteger a la persona que inició todo esto", sostuvo Greenwald.