Cuba autoriza contratos con privados en turismo

El gobierno cubano autorizó a las empresas y agencias de turismo a hacer contratos directos con los trabajadores privados de los sectores de alojamiento, gastronomía y otras actividades como parte de las reformas económicas emprendidas hace tres años por el país.

Una nueva ley publicada el martes en la Gaceta Oficial abrió la posibilidad a que los arrendatarios privados de casas o habitaciones, los restaurantes privados llamados en Cuba "paladares" o los que prestan servicios de paseos, excursiones, entre otros, podrán ser contratados por las agencias de viajes para prestar esos servicios a los turistas.

Los contratos deberán ser previamente aprobados por el Ministro de Turismo o a quien éste delegue para concretar el acuerdo.

El gobierno del presidente Raúl Castro inició a mediados de 2010 una "actualización del modelo económico cubano", una política avalada por el Partido Comunista de Cuba durante el Congreso en abril del 2011 que comenzó con la autorización de 178 categorías de trabajo independiente ampliadas después a 181. Estos oficios denominados en la isla "trabajo por cuenta propia" van desde la de elaboradores de alimentos -llamados restaurantes en todos los países y "paladares" en Cuba- hasta jardineros, manicura, masajistas, taxistas, albañil, carpintero, electricista, entre otros.

Tras esta primera apertura el gobierno decretó una ampliación de formas de gestión -en particular para las peluquerías y barberías- a las que se permitió a los empleadores alquilar locales al Estado y administrar el negocio de manera independiente. Por otra parte se estableció un régimen de impuestos simplificado, se dispuso la implementación del crédito bancario para dichos trabajadores independientes, se creó un mercado mayorista principalmente en el sector agropecuario y se pusieron en marcha cooperativas no estatales.

El presidente cubano explicó en varias oportunidades que con esta política espera lograr la eficacia económica sin que el sistema pierda su carácter comunista y sin que se pierdan por ejemplo algunos beneficios como es la salud gratuita y la educación también gratuita y masiva.

El diario oficial Granma informó en días recientes que se han contabilizado 436.342 licencias para ejercer el trabajo independiente en la isla desde que el gobierno del presidente Castro autorizó una política de apertura a la iniciativa privada.