FARC: casi listo acuerdo participación política

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia informaron que están cerca de cerrar un acuerdo sobre participación política con la delegación del gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

El delegado rebelde Andrés París afirmó que las FARC están trabajando "sin frenos" como una respuesta al pedido de Santos el martes de acelerar el proceso.

París, cuyo nombre verdadero es Jesús Emilio Carvajalino, respondió a periodistas antes de entrar a una sesión de trabajo con los representantes del gobierno colombiano en el marco del diálogo de paz que adelantan desde hace casi un año en esta capital.

"Ya tenemos una suma de cuartillas... suficientes en el punto de la participación política que permita anunciarle al pueblo colombiano que hemos avanzado con bastante celeridad y ojalá pudiéramos cerrar el punto de la participación política" aseguró París. Y el rebelde cuestionó "uno preguntaría si el señor presidente tiene la misma celeridad".

El delegado guerrilleros se refirió también a las consultas que Santos hizo el martes entre los miembros de su partido político sobre que opciones ante los diálogos: seguir, suspender o romper y cuando se aproxima el periodo electoral y que lo que sucede en La Habana no interfiera en los escrutinios o si se debía seguir adelante, sin tener en cuenta las elecciones legislativas en marzo 2014 y las presidenciales en mayo del mismo año.

"Nosotros estamos dispuestos a avanzar en cualquier propuesta que preserve el proceso y que se llegue al punto final del conflicto. Si se requiere una pausa estaríamos dispuestos, pero no como una acción unilateral, estamos dispuestos a trabajarlo, pero por ahora esa propuesta no ha llegado a la mesa", señaló París.

El negociador rebelde dijo que los delegados de las FARC están "atornillados a la mesa" hasta firmar "un acuerdo del fin del conflicto". Recordó que en pasadas negociaciones de paz entre el grupo insurgente y distintos gobiernos colombianos, los guerrilleros nunca fueron los que "se han retirado y esta (vez) no será la excepción".

En Colombia, el tema de una posible suspensión generó entre los políticos diversas reacciones, la mayoría en contra, mientras el gobierno de Santos mantuvo silencio y el presidente más bien se refirió fue a arreciar la ofensiva militar en contra de la guerrilla porque dijo que si las FARC estaban sentadas en La Habana era precisamente por los golpes que han recibido en los últimos años.

En un acto desde la base militar de Larandia, en el sureño departamento de Caquetá, y una de las mayores instalaciones castrenses del país, Santos ni siquiera mencionó el tema de una eventual suspensión de las negociaciones.

Sólo indicó que la orden a las fuerzas militares era arreciar la ofensiva y que un nuevo comando que actuará al sur del país tenía como "objetivos de alto valor", o a quienes hay que detener o abatir, a por lo menos cinco miembros de las FARC, entre ellos uno de los integrantes de su jefatura: Milton de Jesús Toncel más conocido por su alias de "Joaquín Gómez".

Santos, en un discurso frente a las tropas en Larandia, dijo además que manejaban información de inteligencia sobre cómo las FARC han infiltrado protestas sociales, pero además reveló que querían dar golpes en "sitios emblemáticos" como por ejemplo, la misma base de Larandia y otras del sur del país, para así lograr que "Colombia y el mundo digan las FARC están vivas".

"Por eso es que estar con el ojo avizor... la mejor defensa...es el ataque", añadió Santos en su discurso transmitido en vivo por la página de internet de la Presidencia.

Políticos como la presidente del izquierdista partido Polo Democrático Alternativo, Clara López, dijeron estar en contra de una eventual suspensión porque se corría el riesgo de que las dos partes ya no volvieran a la mesa. "Los diálogos no se debe suspender por ningún motivo", dijo López en diálogo telefónico.

Para Iván García Vallejo, director del programa de ciencias políticas de la Universidad de La Sabana, en Bogotá, las declaraciones de París en torno a la disposición rebelde de ir a una eventual pausa "son la prueba reina de que las negociación sólo trae ganancias (a las FARC) porque tiene exposición mediática, tiene interlocución política frente al Estado, tienen unas condiciones muy cómodas" de vida frente a un campamento rebelde.

"Ellos (los rebeldes) realmente no tienen ninguna prisa, a quien le comienza a correr el agua, y el tiempo es al gobierno. Ellos no tienen ningún afán si las conversaciones se alargan", añadió en diálogo telefónico.

París explicó que los insurgentes "queremos entrar en ese dibujo de la democracia pero obviamente modificando aspectos substanciales que permitan que en el paisaje de la democracia colombiana estemos nosotros... se trata de transitar los caminos de esa acción política sin el uso de las armas".

La delegación del gobierno colombiano encabezada por Humberto de la Calle, no ha formulado declaraciones desde el comienzo, el pasado 3 de octubre, de este nuevo ciclo de negociaciones en la capital cubana.

Con el aval de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile, el diálogo de paz se inició primero en Oslo 2012 para luego trasladarse a La Habana desde fines de 2012. No hay una fecha fija para su conclusión.

Las FARC son la guerrilla activa más antigua del continente y según algunos analistas cuenta con unos 9.000 miembros en armas.

________________

Los corresponsales de Associated Press en Bogotá César García y Vivian Sequera, contribuyeron a esta información.