Misión química debe ver más de 20 sitios en Siria

El jefe del organismo mundial fiscalizador de armas químicas dijo el miércoles que los inspectores deben visitar más de 20 lugares en Siria como parte de la misión internacional sin precedentes para destruir el arsenal de gases tóxicos. En algunos de esos lugares, tal vez deban negociar ceses de fuego para tener acceso, añadió, en un claro indicio de los riesgos y dificultades del plan de desarme.

El propio hecho de que la misión conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) va a tener que persuadir a las fuerzas del régimen sirio y a los rebeldes a deponer las armas en algunas áreas resalta lo difícil que va a ser para el equipo cumplir el objetivo de eliminar al arsenal químico de Damasco para mediados del 2014.

En sus primeras declaraciones públicas sobre la misión, el director general de la OPAQ, Ahmet Uzumcu, dijo que los inspectores habían visitado un lugar y se aprestaban a ir a otro. Uzumcu dijo a la prensa en La Haya que el calendario era apretado, "pero no imposible". Dijo que los inspectores tienen que visitar más de 20 sitios en los próximos días y semanas.

Es la primera vez en que la organización global que supervisa el cumplimiento de la Convención de Armas Químicas envía inspectores y químicos a una zona en guerra civil y su seguridad es una preocupación grande, en medio de los combates entre las fuerzas del presidente Bashar Assad y los diversos grupos rebeldes. La guerra ha causado ya más de 100.000 muertos.

El miércoles, rebeldes tomaron una base militar cerca de la ciudad sureña de Daraa, de acuerdo con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. Combatientes opositores capturaron a finales del mes pasado una base militar cercana que servía de oficina de aduanas en las afueras de Daraa.

"Si podemos asegurar alguna cooperación entre las partes y algunos ceses del fuego temporales... que permitan a nuestros expertos trabajar en un medio muy hostil, pienso que se pueden cumplir los objetivos", dio Uzumcu.

La misión llegó a Siria la semana pasada y ya ha supervisado las primeras etapas de la destrucción del arsenal químico del país.

Otro alto funcionario de la OPAQ, Malik Ellahi, dijo que aunque serán vitales ceses del fuego en algunas localidades, Damasco ha consolidado muchas de sus armas en lugares seguros alejados de territorio en poder rebelde.

"Hasta ahora nos han dicho que la mayoría delos sitios e instalaciones que tenemos que inspeccionar están bajo control del gobierno", dijo.