Jefe de espionaje británico critica filtraciones

El nuevo jefe de espionaje de Gran Bretaña advirtió el martes que las filtraciones que exponen la manera en que el gobierno mantiene secretos darán una ventaja a terroristas y restarán poder para combatir el terrorismo --una alusión al programa de recopilación de información masiva expuesto por el informante Edward Snowden, de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Citando el ataque mortal a un centro comercial en Kenia y el actual conflicto en Siria, Andrew Parker, director general de MI5, agregó que el terrorismo se ha diseminado más y se ha vuelto más impredecible. Dijo que los terroristas están utilizando avances tecnológicos como la encriptación para esconder sus ataques.

"Las amenazas se están diversificando, pero no disminuyendo", dijo Parker a los Servicios Reales Unidos en su primer discurso público. "El internet, la tecnología y tecnología de la información están transformando nuestra sociedad... No podemos detener cada complot", señaló.

El debate sobre balancear la seguridad y la privacidad de los individuos ha estado permeando desde que Snowden detalló la extensión del acopio de información sobre sus ciudadanos por parte de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos y sobre cómo comparte alguna de la información con naciones aliadas en el mundo.

Tres grupos presentaron una demanda reciente en la Corte Europea de Derechos Humanos, acusando a la agencia británica de escucha secreta de utilizar sus programas de vigilancia en línea para violar la privacidad de la gente.

English PEN, Big Brother Watch y Open Rights Group aseguran que la agencia de inteligencia británica Government Communications Headquarters, conocida como GCHQ, actuó ilegalmente al recopilar vastas cantidades de información, incluidos los contenidos de correos electrónicos y mensajes de medios sociales.

La agencia británica de seguridad nacional MI5 y su servicio de espionaje extranjero MI6 dependen fuertemente en información y respaldo de GCHQ.