Denver: Acusan a padres de maltratar a sus 4 hijos

Una pareja de Denver acusada de mantener a sus cuatro hijos desnutridos en un inmundo departamento fue acusada de negligencia similar con otros tres niños en 2006, según documentos judiciales.

Wayne Sperling y Lorinda Bailey se presentaron el martes ante un tribunal acusados del abuso infantil en mayor grado. Las autoridades dicen que sus hijos, de entre 2 y 6 años, vivían en un apartamento lleno de heces de gato y moscas. Los niños sólo pueden comunicarse con gruñidos.

Bailey, que quedó libre bajo fianza, se negó a hacer declaraciones.

Documentos judiciales muestran que la policía encontró condiciones similares en la vivienda de la pareja en 2006, cuando tenían otros tres niños.

Los padres se declararon culpables maltrato infantil en menor grado en ese caso y fueron condenados a libertad condicional y asistir a una escuela para padres.

Los siete niños están bajo custodia de una entidad de servicios infantiles. No se proporcionaron más detalles sobre su estatus o paradero.

Sperling, de 66 años, permanece detenido y el martes se presentó ante el tribunal con el cabello canoso largo y atado a la espalda y barba larga. Su abogado no hizo declaraciones públicas.

Los vecinos dijeron que varias veces se quejaron ante las autoridades por el cuidado de los niños, pero no sucedió nada.

El Departamento de Servicios Humanos del estado está revisando el manejo del caso porque cumple el criterio de "atroz", dijo la portavoz de la agencia, Liz McDonough.

Los cargos más recientes llegaron con una investigación que comenzó el 29 de septiembre cuando Bailey llevó a su hijo menor al hospital por una herida en la frente, que según ella se hizo al caerse. Un médico informó a las autoridades que el niño de 2 años estaba sucio y olía a humo de tabaco, y tenía en una oreja lesiones que parecían ser causadas por pellizcos. Cuando un trabajador social y la policía acudieron a la vivienda de Bailey, encontraron a los demás niños.

___

Los periodistas de The Associated Press Dan Elliott y Rhonda Shafner colaboraron con este despacho.