Envían a cárcel a clérigo saudí por matar a niña

Un predicador musulmán ultraconservador en Arabia Saudí fue sentenciado a ocho años de prisión y 800 azotes por violar y golpear hasta la muerte a su hija de cinco años, dijo la prensa oficial el martes.

Fayhan al-Ghamdi, quien predicaba frecuentemente a través de la televisión, fue declarado culpable de golpear a su hija Lama con bastones, de ocasionarle quemaduras con cables eléctricos, aplastarle el cráneo y arrancarle las uñas. También fue violada en varias ocasiones y murió meses después en un hospital saudí.

El reino sigue una interpretación estricta del islam, bajo la cual el homicidio, tráfico de drogas, violación y robo a mano armada son delitos capitales, con ejecución mayormente por escuadrón de fusilamiento. El caso de Lama causó indignación en la opinión pública y expuso asuntos sensibles en torno a la ambigüedad del castigo para los padres saudíes que son condenados por la muerte de sus propios hijos.

Crímenes muchos menos graves a menudo reciben castigos más fuertes. A inicios de esta semana, una corte saudí sentenció a cuatro hombres jóvenes a entre tres y 10 años de prisión y entre 500 y 2.000 azotes por bailar desnudos en público en la ciudad de Buraidah, al norte de Riad.

El sitio oficial saudí de noticias por internet Sabq reportó que al predicador musulmán no se le dio una sentencia más dura porque la madre de Lama aceptó de su ex esposo un millón de riyals, aproximadamente 267.000 dólares, como indemnización, lo cual es permitido en litigio bajo la lay saudí.

La madre egipcia, quien adquirió la nacionalidad saudí a través de su ex esposo, fue citada en medios de prensa del Golfo Pérsico diciendo que ella es una mujer soltera pobre sin ingresos. Al aceptar el dinero, ella renunció al derecho de demandar retribución contra al-Ghamdi por la muerte de la hija de ambos. No se supo de inmediato si fue presionada para aceptar el acuerdo.

La madre de Lama dijo a la televisora Al-Arabiya que al-Ghamdi le quitó a su hija en 2011 para llevarla a una visita de dos semanas a la casa donde vivía con su segunda esposa y otros hijos. Pasaron meses y él se negaba a permitir que viera a su hija. Durante la entrevista la mujer tuvo el rostro cubierto con un velo y no fue revelado su nombre.

Lama fue llevada a un hospital, donde falleció en el área de cuidados intensivos a fines de 2012.

"La vi, y juro por Dios que no la reconocí ", dijo la madre al canal de noticias, describiendo el momento en que vio el cuerpo y rostro desfigurado de su hija en el hospital. "Sentí que no hay misericordia entre los humanos", agregó.

___

Batrawy reportó desde Dubai.