Santos anuncia importante captura en Colombia

Una buscada pariente del llamado clan Castaño, fundador de bandas paramilitares en el país, fue capturada el martes y le aguarda una condena de 40 años de prisión por el asesinato de una activista, de acuerdo con las autoridades.

El anuncio de la captura de Sor Teresa Gómez, de 57 años y cuyo nombre no está asociado a ser religiosa o monja, fue hecho por el presidente Juan Manuel Santos desde este poblado de San Carlos, en el noroeste colombiano.

Gómez está acusada entre otros delitos del asesinato en 2007 de la activista Yolanda Izquierdo, que reclamaba la devolución de tierras despojadas por los Castaño. En esa condena también se le imputaron delitos como amenazas, lavado de activos, enriquecimiento ilícito y desplazamiento forzado, indicó la policía.

"Acaban de capturar esta mañana a una señora Sor Teresa, que en (en el departamento de) Córdoba era la que más estaba amenazando a los reclamantes de tierras y que había sido acusada de haber asesinado a reclamantes de tierras", dijo Santos.

Aunque inicialmente Santos informó que fue detenida en la localidad de Jamundí, más tarde la policía aclaró que fue al mediodía en una finca en una zona rural de Yumbo, una localidad cercana a Jamundí, ambas en el departamento de Valle del Cauca y a unos 320 kilómetros al suroeste de Bogotá. La policía también dijo que al momento de su detención, la capturada presentó documentos falsos para tratar de despistar a las autoridades.

Al final de la jornada, la detenida llegó a Bogotá en un avión de la policía desde Cali, capital de Valle del Cauca.

En el hangar de la policía, Gómez descendió de la nave cerca de las 8 de la noche (0100 GMT) vestida con pantalones beige y una blusa de mismo color de manga corta. Custodiada a cada lado con dos policías, Gómez iba esposada, sin chaleco antibalas. De cabello canoso y recogido con un moño en la parte de atrás, la detenida no hizo declaraciones cuando estuvo parada brevemente frente a los fotógrafos y camarógrafos antes de abordar una camioneta de la policía y salir del hangar.

"Esta captura es un gran alivio para las personas que fueron víctimas de Sor Teresa", dijo a reporteros en San Carlos Paula Gaviria, directora de la oficial Unidad de Víctimas, al frente de los procesos de reparación de personas que han sufrido alguna afectación como homicidios y secuestros de parientes, entre otros delitos, a manos de los ilegales.

Sobre la capturada había una recompensa de 200 millones de pesos (unos 106.000 dólares) para quien ofreciera datos que llevaran a su detención, de acuerdo con la policía, que no informó de inmediato si esa suma será pagada.

Gómez era buscada desde 2001. En ese momento la Fiscalía dijo que Gómez, casada con Manuel Gil, medio hermano de los Castaño, era la encargada de dirigir los asuntos económicos de la organización no gubernamental Fundación para la Paz de Córdoba, creada por los paramilitares de los Castaño.

Según el proceso, Gómez coordinaba la administración de las diferentes haciendas o fincas de la organización.

Sin embargo, hasta hoy no hay un cálculo de cuánta tierra pudo despojar y tiene a su nombre o de testaferros Sor Teresa Gómez, de acuerdo con la Fiscalía.

La policía indicó en un comunicado que actualmente la detenida era la cabecilla financiera de la banda "Los Urabeños", integrada por ex paramilitares y narcotraficantes, y que cobraba extorsiones de hasta el 10% de las ganancias de mineros, empresarios y comerciantes de aquella zona del suroeste del país.

Gómez también manejaba las cuentas corrientes y las transacciones de dineros, según la Fiscalía, de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), o el paraguas que agrupó a bandas paramilitares y comandadas por tres de los hermanos Castaño: Fidel, Vicente y Carlos.

A los tres se los da por muertos a manos de sus propias bandas. De Manuel, el esposo de la detenida, es poco lo que se conoce, pero estaría vivo.

Sobre la detenida ya pesa una condena desde enero de 2011 a 40 años de prisión por el asesinato de Izquierdo, baleada en Montería, capital de Córdoba, que demandó hasta su asesinato la devolución de los terrenos despojados por los Castaño.

La Fiscalía también investiga a la detenida por el asesinato de 11 de sus investigadores en la década de 1990, dijo a reporteros el vicefiscal general Jorge Perdomo, que no ofreció otros detalles.

Ahora Gómez "tendrá que purgar su condena de 40 años por el homicidio de Yolanda Izquierdo", indicó Perdomo.

La propiedad y uso de la tierra en Colombia, un país de 114 millones de hectáreas, ha sido descrita tradicionalmente como unas de las causas del conflicto armado interno de casi 50 años. Aunque hay discrepancia con respecto a cuánta tierra ha sido robada, transferida ilegalmente y evacuada o despojada ante amenazas de grupos armados ilegales desde los paramilitares y narcotraficantes hasta guerrillas, se calcula que es mínimo dos millones de hectáreas, según el gobierno, y más de seis millones de hectáreas, de acuerdo con distintas ONG.