Palestinos pierden millones por restricciones

Los palestinos pudieran hacer crecer su abrumada economía en 33% y reducir a la mitad el déficit de presupuesto si Israel les permitiera usar 61% del territorio de Cisjordania al que ahora no pueden entrar, informó el Banco Mundial el martes.

La institución y países donantes que apoyan a los palestinos han exhortado repetidas veces a Israel a que abra los territorios restringidos, conocidos como Área C.

Pero el informe dado a conocer el martes es el primer intento detallado de cuantificar las pérdidas para los palestinos.

"El acceso al Área C no curará todos los males económicos palestinos, pero la alternativa es oscura", expresó el informe. "Sin la capacidad de realizar actividades económicas sustanciales en el Área C, el especio económico de Cisjordania permanecerá abarrotado y con pocas probabilidades, habitado por personas cuya interacción diaria con el Estado de Israel se caracteriza por obstáculos, costos y frustración".

El canciller israelí, Yigal Palmor, dijo que la mayoría de los problemas a los que se refiere el Banco Mundial deben solucionarse en las negociaciones entre israelíes y palestinos que se desarrollan en este momento. El desarrollo de la economía palestina es de mucha importancia para los intereses estratégicos de Israel, agregó la declaración.

La división de Cisjordania en esferas de control fue parte de acuerdos interinos que debían haber concluido con un acuerdo entre Israel y los palestinos sobre las fronteras de un Estado palestino en 1999.

Los palestinos desean establecer tal Estado en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén oriental, tierras capturadas por Israel en 1967. A finales de julio comenzó otra ronda de negociaciones, pero las expectativas de lograr un acuerdo son pocas.

Los más de 300,000 israelíes que viven los asentamientos de Cisjordania están en el Área C, junto con 6.6% de los palestinos (180.000) de esos territorios.

La mayor parte de los recursos naturales y espacios abiertos de la Margen Occidental está en el Área C.

Pero menos de 1% del Área C está abierto al uso por parte de los palestinos, indicó el Banco Mundial. La mayor parte de la tierra está controlada por los asentamientos israelíes o ha sido designada reserva ecológica o zonas militares.

En su estudio, el banco estudió los beneficios directos a la agricultura, la explotación de minerales en el Mar Muerto, la minería de piedras, construcción, turismo, telecomunicaciones y la industria cosmética.

La producción potencial adicional de estos sectores sería de por lo menos 2.200 millones de dólares al año, equivalente a 23% del Producto Interno Bruto (PIB) de los palestinos en 2011, indicó el banco.

Pero el valor potencial total añadido aumentaría a 3.400 millones de dólares, equivalente a 35% del PIB, si se toman en cuenta beneficios indirectos como la mejora de infraestructura y los beneficios a otros sectores de la economía.