Comienza en EEUU juicio sobre esmeralda gigante

Un nuevo juicio sobre la propiedad de una esmeralda de 381 kilogramos (840 libras) ha comenzado en un tribunal de Los Ángeles, donde un juez intenta decidir si un empresario es el legítimo propietario de esta gema valuada en 372 millones de dólares.

Un abogado que representa a una de las tres partes que reclaman la propiedad de la esmeralda Bahía, de dimensiones extraordinarias, presentó sus argumentos el lunes en el nuevo juicio, que prescinde de jurado, de acuerdo con el servicio noticioso regional City News Service.

El abogado Steven Smith dijo que su cliente Anthony Thomas pagó 60.000 dólares por la esmeralda, pero nunca la recibió y hasta pensó que la habían robado.

En abril de 2011, un juez desechó tentativamente el reclamo de Thomas con el argumento de que el relato de éste carecía de credibilidad. El juez ocupó después el cargo de juez federal de distrito y lo sustituyó el magistrado actual, Michael Johnson, que anuló el juicio porque desea conocer personalmente el caso y emitir un fallo independiente.

Una vez que Johnson emita su decisión sobre los derechos de Thomas, se realizará otro juicio para determinar los reclamos del comprador de gemas Mark Downie y de la empresa Ferrara Morrison Holdings.

Los abogados de ambas partes dijeron que Thomas nunca aseguró la esmeralda y carece de algún recibo que ampare la compra de la joya.

"Él (Thomas) carece de credibilidad por muchísimas razones", dijo el abogado Browne Greene de FM Holdings. "El señor Thomas no había emprendido acción jurídica alguna hasta que se montó en la demanda de alguien más", apuntó.

La esmeralda Bahía es una de las más grandes del mundo; tiene 180.000 quilates y 91 centímetros (tres pies) de alto.

La gema ha tenido una travesía larga e irregular desde que Thomas se fotografío con ella en una cochera en 2001 en Brasil.

Después se dijo que estuvo guardada en un almacén en Nueva Orleáns que se inundó durante el huracán Katrina; luego que fue robada de otro almacén en El Monte, suburbio de Los Ángeles.

Se le vio brevemente en Idaho hasta que las autoridades la decomisaron en 2008 en Las Vegas.

La colosal gema está ahora bajo resguardo del Departamento del Jefe de Policía del condado de Los Ángeles hasta la solución del caso.