La economía griega volverá a crecer, finalmente

La economía griega volverá a crecer el próximo año, finalmente.

En su proyecto presupuestario presentado el lunes, el gobierno pronosticó que la economía crecerá un 0,6% en el 2014, su primera expansión anual desde el 2007. Este año seguramente se contraerá un 4%, lo cual la dejará un 25% por debajo de cuando cayó en recesión en el 2008 durante la crisis financiera global.

El gobierno incluso espera una reducción del desempleo y la mejora continuada de las finanzas públicas del país. El viceministro de Hacienda Christos Staikouras destacó el aumento de las inversiones y exportaciones.

La economía de Grecia recibió de lleno el impacto de la crisis económica global del 2008. Pero su situación empeoró en el 2009, cuando reconoció que su deuda soberana era mucho mayor a la calculada debido a la doble contabilidad.

Ello asustó a los inversionistas internacionales, que se negaron a comprar sus bonos gubernamentales, lo que dejó al país al borde de la bancarrota a principios del 2010.

Fue rescatada cuando otros países europeos y el Fondo Monetario Internacional le otorgaron dos abultados créditos de rescate. A cambio, Atenas tuvo que adoptar draconianas medidas de austeridad para contener el déficit presupuestario. Esa austeridad y las consiguientes reformas económicas redujeron el nivel de vida y dispararon el desempleo.

El país ve ahora finalmente rayos de esperanza, aunque seguramente la recuperación será lenta.

Staikouras dijo que cuatro años de penuria y sacrificios "han comenzado a producir resultados, creando los primeros indicios de que Grecia está saliendo de la crisis".

Esas declaraciones tan audaces habrían sido impensables hace un año, cuando muchos analistas creían que Grecia abandonaría el euro debido a la incertidumbre política y la lentitud para adoptar las reformas. Desde entonces, los acreedores han aflojado las condiciones crediticias y prometido nueva asistencia una vez que Atenas logre un superávit presupuestario primario; es decir, obtener más de lo que gasta antes de contar el costo del pago de la deuda.

Sin embargo, aún hay temores de que el programa de rescate podría no cubrir la totalidad de las necesidades financieras de Grecia en unos 10.000 millones de euros (13.500 millones de dólares) en el 2014-15, aunque Atenas insiste que esa brecha puede ser cubierta.