Corte ve caso contra Dominicana por expulsiones

La Corte Interamericana de Derechos Humanos inauguró el lunes un periodo extraordinario de sesiones en la ciudad de México, donde entre otras cosas revisará un caso contra República Dominicana relacionada con la detención arbitraria y expulsión de su territorio de dominicanos de origen haitiano.

La audiencia pública del caso, conocido como "Tide Méndez y otros vs. República Dominicana", iniciará el martes y ocurrirá en momentos en que la nación caribeña enfrenta críticas por un plan de anular la nacionalidad a los hijos de inmigrantes que entraron al país sin permiso legal, el cual afectará a miles de descendientes de haitianos.

El asunto que revisará por dos días la CorteIDH se remonta a 1999, cuando República Dominicana expulsó a 27 personas y su situación fue llevada a la justicia interamericana al considerar que es una muestra de un patrón de discriminación contra personas de origen haitiano.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, una de las organizaciones que representará a las víctimas ante la Corte, señaló recientemente que las expulsiones del caso a tratarse no deben ser vistas como un hecho aislado.

"Formaron parte de una práctica del Estado dominicano de detención arbitraria y expulsiones colectivas de personas que se presumen de origen haitiano, práctica que se lleva a cabo utilizando 'perfiles raciales basados en la presunta nacionalidad de la víctima''', consideró el Centro en un comunicado.

En la audiencia sobre el caso contra República Dominicana se presentarán testimonios tanto de víctimas como de representantes del Estado dominicano, que en estos días también ha estado en el ojo público por un plan visto como de "desnacionalización" que también afectaría a personas originarias de Haití, su vecino.

El tribunal constitucional de República Dominicana ordenó el 23 de septiembre que el registro civil realice un censo de los hijos de inmigrantes que entraron sin autorización legal desde 1929, para comenzar los trámites de anulación de la nacionalidad.

Por décadas el gobierno dominicano reconoció como ciudadanos a los hijos de los inmigrantes haitianos que llegaron a trabajar durante buena parte del siglo XX a ingenios cañeros, lo cual al paso del tiempo cambió y llevó a las autoridades a esporádicamente negar en la década de 1990 la ciudadanía a los migrantes del país vecino.

Una vez que la CorteIDH escuche a las partes, continuará el análisis antes de dictar un veredicto, para lo cual no tiene plazo.

Durante el periodo de sesiones en México, la CorteIDH también abordará una petición de opinión que en 2011 hicieron Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay para que el tribunal determine cuáles son las obligaciones de los países en torno a la condición migratoria de los niños.