Ola de atentados en Bagdad deja 30 muertos

Una ola de atentados conmocionó la capital iraquí el lunes, matando por lo menos a 30 personas mientras al-Qaida se atribuía varios ataques suicidas perpetrados el mes pasado en el norte del país, una región autonómica gobernada por los curdos.

Los ataques contra los combatientes opuestos a al-Qaida mataron horas antes a otras cinco personas.

Los atentados son los más importantes en una ola que sacude Irak desde hace meses, aumentando los temores de que el país ha vuelto a una lucha sectaria generalizada como en los años que siguieron a la invasión del 2003 encabezada por Estados Unidos.

La policía dijo que hubo muertos a causa de las explosiones en otros ocho barrios.

La fuerza de una de las detonaciones, de un vehículo cargado de explosivos en el barrio de Bab al-Sharji que mató a tres e hirió a 11, sacudió las ventanas en el centro de Bagdad.

El ataque más cruento ocurrió cuando un carro bomba y un explosivo al pie de carretera fueron detonados en un mercado y estacionamiento cercano, en el distrito chiita de Husseiniya, matando a seis e hiriendo a 13.

Carros bomba fueron detonados en los barrios chiitas de Zafaraniyah, con cuatro muertos y 11 heridos; Alam, con dos fallecidos y 10 heridos; y Obeidi, con dos muertos y ocho heridos.

Barrios con diferentes confesiones fueron igualmente atacados. Una bomba al pie de carretera fue detonada en una calle comercial en Kam Sarah, matando a tres e hiriendo a ocho, y en el barrio de al-Jadidah, en el oriente de Bagdad, causando la muerte a tres e hiriendo a 17.

Otro carro bomba fue detonado en el barrio suni de Dora, matando a cuatro e hiriendo a ocho, y en la zona suni de Sadiyah, matando a tres e hiriendo a 10.

Funcionarios de hospitales confirmaron las bajas. Las autoridades hablaron a condición del anonimato por no estar autorizados a informar a los reporteros.

Nadie se atribuyó los ataques, pero la detonación coordinada de cargas explosivas en áreas civiles son con frecuencia una táctica del brazo de al-Qaida en Irak.

Con anterioridad, al-Qaida dijo haber lanzado varios ataques suicidas el mes pasado en el norte del país, la región autonómica curda.

Un doble ataque suicida del 29 de septiembre contra la rama regional del Ministerio del Interior y otros organismos de seguridad en Irbil, capital de la región curda, mató por lo menos a seis curdos e hirió a más de 30.

Fueron los mayores ataques desde 2007, cuando un atacante suicida embistió con un camión el mismo ministerio, matando a 14 personas, y en el 2004, cuando dos ataques suicidas mataron a 109.

Una declaración colgada el lunes en la página del Estado Islámico de Irak y el Levante dijo que los ataques fueron una represalia por las recientes declaraciones del presidente regional Massud Barzani para ayudar al gobierno central chií de Bagdad en su lucha contra los insurgentes, y apoyar a las milicias curdas en la vecina Siria.

La autenticidad del comunicado de la rama de al-Qaida en Irak no pudo verificarse de forma independiente, pero fue similar a otras anteriores del grupo.