Sin Obama, otros líderes destacan en la APEC

Los líderes mundiales congregados el lunes en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico quedaron un tanto opacados por el que no asistió.

Incluso el secretario de Estado norteamericano John Kerry se mofó de sí mismo en representación del presidente Barack Obama, al decir que cuando Kerry hizo campaña electoral para reemplazar a un mandatario hace casi una década "no era esto lo que tenía en mente".

Para Obama, la cumbre de la APEC (siglas en inglés del foro) debía haber sido una oportunidad de destacar la renovada atención dada por Estados Unidos a Asia como contrapunto al creciente poderío militar y económico de China.

Pero ese mensaje se vio minado por el atascamiento presupuestario en Washington y el cierre parcial del gobierno, que obligaron a Obama a cancelar su viaje a Indonesia y a otros tres países. Muchos indonesios sintieron especialmente su ausencia, ya que lo consideran uno de los suyos después de que pasó parte de su niñez en la capital, Yakarta.

El presidente ruso Vladimir Putin, que con frecuencia está en desacuerdo con Obama en política exterior y otros temas, se mostró comprensivo con el predicamento del mandatario estadounidense, y dijo que su decisión de quedarse en Estados Unidos está "justificada".

"Uno puede ver que el presidente está ocupado con la situación interna de Estados Unidos", indicó. "Si yo fuera él tampoco hubiera venido. Cualquier líder de estado hubiese hecho lo mismo".

Kerry, que perdió la liza presidencial del 2004, intentó llenar el vacío creado por Obama al asegurar a los empresarios que nada diluirá el compromiso estadounidense con Asia y que el cierre gubernamental en Washington pronto quedará concluido y olvidado.

Los líderes de las 21 naciones y territorios que componen la APEC, reunidos en medio de intensas medidas de seguridad en esta isla del este de Indonesia, pidieron acelerar las reformas para eliminar las barreras arancelarias y mejorar la competitividad.

La reunión anual de la APEC da a los líderes regionales la oportunidad de idear una política que fomente el comercio y la cooperación empresarial, al mismo tiempo que algunos países efectúan reuniones bilaterales en forma paralela. Es además una bonanza para Bali, el anfitrión de este año, que ha trabajado para reconstruir su sector turístico tras los ataques terroristas del 2002 y el 2005 en los que murieron más de 200 personas.

Hubo además momentos de camaradería. El presidente indonesio Susilo Bambang Yudhoyono tomó una guitarra y le cantó a Putin en su 61er cumpleaños.

En una reunión de líderes empresariales y políticos, el primer ministro japonés Shinzo Abe aseguró a los países asiáticos, especialmente aquellos que sufrieron colonización y fueron invadidos antes y durante la Segunda Guerra Mundial, de las gestiones de Japón de modernizar su estructura militar.

"Aspiramos a ser un contribuyente proactivo a la estabilidad y seguridad en el mundo como país que cumple las normas internacionales", dijo Abe.

La referencia a las normas internacionales al parecer fue dirigida a China, cuyas incursiones navales en aguas cercanas de unas islas en disputa del Mar Oriental de China hicieron enojar a Japón. Las relaciones entre las dos mayores potencias económicas de Asia siguen tirantes y sin indicios de que ninguna de ellas esté dispuesta a ceder en el tema de las islas.

___

Los periodistas de The Associated Press Niniek Karmini, Margie Mason y Stephen Wright contribuyeron a este despacho.