Brasil exige explicaciones a Canadá por espionaje

La presidenta Dilma Rousseff instruyó el lunes a su cancillería a exigir explicaciones a Canadá por revelaciones de que ese país espió comunicaciones internas del Ministerio de Minas y Energía.

La gobernante también pidió a su ministro de Minas y Energía, Edison Lobao, abrir una revisión de los sistemas de protección de datos y reforzar tales mecanismos, ante revelaciones de espionaje canadiense sobre la dependencia, publicadas la noche del domingo por el noticiero Fantástico, de la red Globo.

"La denuncia de que el Ministerio de Minas y Energía fue blanco de espionaje confirma las razones económicas y estratégicas por detrás de tales actos", publicó Rousseff en su cuenta de Twitter. La oficina de prensa de la presidencia confirmó los mensajes.

Acotó que el Ministerio de Relaciones Exteriores "va a exigir explicaciones a Canadá" sobre la versión.

Entre tanto, el ministro de Relaciones Exteriores, Luiz Alberto Figueiredo, convocó la mañana del lunes al embajador de Canadá en Brasil, Jamal Khokhar, para pedir las explicaciones y transmitir el malestar que la información causó en el gobierno.

"Durante el encuentro, el canciller brasileño manifestó al embajador canadiense el repudio del gobierno a esa grave e inaceptable violación de la soberanía nacional y de los derechos de personas y empresas", señaló la cancillería en un comunicado.

En Canadá, portavoces del Departamento de Defensa y de la Agencia Canadiense de Seguridad en Comunicación dijeron que ambas entidades no comentan sobre actividades de recolección de información de inteligencia en el exterior.

No obstante, un ex alto integrante del servicio canadiense de espionaje explicó que posiblemente Brasil fue utilizado como parte de un ensayo en una hipótesis de conflicto, pero que las agencias de inteligencia de su país tienen prohibido pasar información a empresas privadas.

"Muchas veces es un ejercicio y utilizan cualquier país solo para poner en práctica la teoría", comentó Ray Boisvert, quien hasta el año pasado fue subdirector del Servicio Canadiense de Seguridad e Inteligencia.

El noticiero publicó, con base en documentos obtenidos por el ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, Edward Snowden, que la Agencia Canadiense de Seguridad en Comunicación vigiló mensajes telefónicos y correos electrónicos del ministerio brasileño.

La acción de los canadienses habría sido dada a conocer en junio de 2012 en una reunión anual de analistas de cinco agencias de espionaje de un grupo denominado Five Eyes (cinco ojos), formado por Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

No se presentaron detalles del contenido de los mensajes recogidos, pero Canadá tiene grandes intereses en minería y sus empresas operan en todo el mundo, incluyendo Brasil. El ministerio admitió la gravedad de las revelaciones.

"La invasión de los sistemas de comunicación y almacenamiento de datos del Ministerio de Minas y Energía, denunciado por el programa Fantástico, es grave en la medida que sugiere el intento de obtención de informaciones estratégicas relacionadas con las áreas de responsabilidad de la dependencia, y merece nuestro repudio", señaló el ministro Lobao en un comunicado.

Agregó que el ministerio tiene sistemas de protección de datos considerados seguros y que la mayoría de sus informaciones son de dominio público, pese a lo cual Lobao ordenó una "rigurosa evaluación y refuerzo de los sistemas de análisis de lo que puedan haber sido objeto de espionaje".

Por su parte, Rousseff consideró "urgente" que Estados Unidos y sus aliados cierren sus acciones de espionaje y calificó como "inadmisible" ese tipo de acciones entre países aliados.

"Repudiamos la guerra cibernética", manifestó la gobernanta brasileña en su cuenta de Twitter.

Documentos obtenidos por Snowden revelaron previamente que Estados Unidos había espiado a la propia Rousseff y a la empresa petrolera estatal Petrobras. Tales informaciones provocaron tensión en la relación de Brasilia y Washington al punto que la líder brasileña suspendió una visita oficial programada para este mes a Washington.

------

Contribuyó con esta información el periodista Robert Gillies, de la AP en Toronto.