Irak: al-Qaida se atribuye ataques en zona curda

La filial local de al-Qaida en Irak se atribuyó el lunes una serie de ataques suicidas en la zona relativamente tranquila de los curdos en el norte, lo que pone de manifiesto la creciente fuerza del grupo terrorista a lo largo del país.

Dos ataques suicidas simultáneos el 29 de septiembre hicieron impacto en un complejo donde se encuentran la oficina local del Ministerio del Interior y otras agencias de seguridad en Irbil, capital de la región curda, donde mataron a por lo menos seis soldados curdos e hirieron a más de 30.

Fueron los peores ataques desde el 2007, cuando un camión con explosivos estalló en el Ministerio del Interior y ello derivó en la muerte de 14 personas, y en el 2004, cuando dos ataques suicidas dejaron 109 fallecidos.

En un mensaje difundido el lunes en un cibersitio extremista, el Estado Islámico de Irak y el Levante dijo que los ataques fueron en represalia por las declaraciones que recientemente formuló el presidente regional Massud Barzani en que manifestó su disposición a ayudar al gobierno central en Bagdad, de mayoría chií, en la lucha contra los insurgentes, y también se ofreció a ayudar a las milicias curdas en la vecina Siria. Grupos de milicianos vinculados a al-Qaida han luchado en Siria contra residentes sirios curdos.

No fue posible verificar en forma independiente la autenticidad de la declaración, pero es consistente con afirmaciones anteriores del grupo.

Desde la invasión del 2003 encabezada por Estados Unidos, la región curda en el norte de Irak ha estado en paz en su mayor parte, en comparación con el resto del país, lo que la ha convertido en el mejor destino para los inversionistas extranjeros.

Los ataques en Irbil fueron los más recientes en un brote de violencia que conmueve Irak desde abril y que lo ha sumido en la etapa más mortífera en un lustro. Al-Qaida se ha atribuido la mayoría de los ataques, que han dejado más de 5.000 muertos desde ese mes.