Libia pide 'aclaraciones' por secuestro

Libia dijo el domingo que ha pedido a Estados Unidos "aclaraciones" sobre el secuestro en Trípoli de un líder de al-Qaida vinculado con los atentados dinamiteros de embajadas estadounidenses en África en 1998, agregando que los ciudadanos libios deben ser juzgados en su país.

La reacción del gobierno fue un día después que fuerzas especiales estadounidenses capturaron a Nazih Abdul-Hamed al-Ruqai, conocido como Anas al-Libi, en un ataque. Al-Libi está en la lista de fugitivos más buscado del FBI con una recompensa de 5 millones de dólares.

En una declaración, el gobierno dijo que "contactó a autoridades estadounidenses y les pidió aclaraciones" sobre el secuestro de al-Libi. El mensaje agregó que espera que el incidente no afecte la relación estratégica del gobierno libio con Estados Unidos.

Por su parte, el secretario de Estado norteamericano John Kerry defendió el lunes la captura de al-Libi, expresando que las quejas libias y de otros sobre la operación no tienen fundamento. Kerry dijo que el hombre es "un objetivo legal y apropiado" para las fuerzas militares estadounidenses y enfrentará la justicia en los tribunales. Kerry agregó que era importante no "simpatizar" con terroristas prófugos.

"Espero que la percepción en el mundo sea que los que cometen actos terroristas y han sido debidamente encausados por tribunales, en un proceso legal, sepan que Estados Unidos hará cualquier cosa a su alcance que sea legal y apropiada para hacer cumplir la ley y proteger nuestra seguridad", dijo Kerry a los reporteros después de una reunión con el canciller ruso, Serguei Lavrov, al margen de una conferencia económica de la región Asia-Pacífico.

El sábado, la unidad Delta Force del Ejército de Estados Unidos, responsable de las operaciones contraterroristas en el Norte de África, realizaron ataques en Somalia y la capital de Libia.

Las operaciones fueron un golpe contra terroristas islámicos que participaron en los atentados con explosivos contra las embajadas estadounidenses en Tanzania y Nairobi, el 7 de agosto de 1998, que dejaron un saldo de más de 220 muertos.

La captura de Al-Libi representa un golpe significativo a lo que queda del núcleo central de al-Qaida.