Argentina: Boca vence 1-0 a River

Un gol de Emmanuel Gigliotti fue más que suficiente para Boca Juniors al silenciar el domingo el estadio de River Plate, llevándose una victoria 1-0 ante su clásico rival por el torneo Inicial del fútbol argentino.

Sin hinchas visitantes por cuestiones de seguridad, el gol de Gigliotti en la primera etapa, tras pase de Juan Manuel Martínez, solo lo gritó el autor y el resto del plantel de Boca en ese duelo, el más importante del balompié nacional, y en este caso por la 10ma fecha del campeonato que lidera Newell*s Old Boys.

Boca, con ese gol del "Puma" Gigliotti a los 23 minutos, sumó 19 puntos, cuatro menos que un Newell*s que el sábado venció 2-0 a Quilmes. Con esta derrota, River quedó lejos de la cima con 14 y casi descartado en la lucha por el título.

River, presionando bien en el medio, tomó la iniciativa y antes del cuarto de hora exigió dos veces a su rival y en ambos casos se topó con el arquero Agustín Orión, quien primero conjuró un disparo de Gabriel Mercado y luego otro de Manuel Lanzini.

Dentro de un partido de escasas emociones, Boca tuvo sus ocasiones cuando primero Sánchez Miño y luego Gigliotti exigieron al arquero Marcelo Barovero, que salvó dos veces ante esos sendos esos remates.

Apenas despuntó el complemento, una media vuelta del "Burrito" Martínez se estrelló en un palo e igual suerte corrió después un disparo de Leonardo Ponzio.

Por lo tanto, no hubo ningún tratado de paz, en un partido que siempre dio la impresión de que el que marcaba el primer gol ganaba, tal como ocurrió.

Fue un partido de escasas emociones y que se esperaba más de figuras como Juan Román Riquelme, que apenas la tocó y que salió aparentemente lesionado a los 58 y fue reemplazo por el juvenil Gonzalo Escalante.

"Para nosotros era importante ganar y eso es lo que queríamos", dijo Riquelme, de 35 años. "Tuve un problema en la rodilla, pero nada importante".

También pasaron casi inadvertidos el centrocampista de Boca Fernando Gago y el atacante de River Teófilo Gutiérrez, titulares en las selecciones de Argentina y Colombia, respectivamente.

River tuvo en general la iniciativa pero careció de claridad en la definición, como ocurrió sobre la hora cuando un cabezazo de Mercado se fue desviado y un posterior remate de "Teo" Gutiérrez fue conjurado por el arquero Agustín Orión.

No fue un buen partido. Pero siempre festeja el que gana y más si se trata de este clásico, que es el más importante del fútbol argentino.