Brasil: policía ocupa favelas sin disparos

La policía ocupó pacíficamente el domingo un conjunto de favelas en el norte de Rio de Janeiro que se habían convertido en refugio de narcotraficantes que huyeron de otras barriadas pacificadas por las autoridades.

Las autoridades no necesitaron disparar un solo tiro para ocuparon el conjunto de favelas de Lins de Vasconcelos, en la zona norte de la ciudad brasileña, con 12 comunidades y 15.000 habitantes. La policía tiene previsto instalar dos centros policiales conocidos como Unidades de Policía Pacificadora.

Las imágenes de televisión mostraron que el comercio de la zona abrió normalmente y los pobladores vivieron el día como un domingo normal.

El conjunto de favelas de Lins había sufrido un incremento de violencia al convertirse en guarida para narcotraficantes que huyeron de las barriadas cercanas de Manguinhos y Jacarezinho cuando fueron pacificadas en enero.

"Hoy (domingo) tuvimos un resultado positivo con la ocupación sin un solo disparo de arma de fuego", comentó en conferencia de prensa el coronel Luis Castro Menezes, comandante de la Policía Mililtar de Rio. "Vamos a seguir actuando para devolver la paz a la comunidad sin que haya dominio armado de ninguna facción. Ahora es el estado que está presente y ocupa esta región".

Con las dos unidades policiales en Lins, Rio de Janeiro cuenta con 36 unidades de ese tipo que han contribuido con la reducción de la violencia en la ciudad.

En la operación del domingo, que demoró 50 minutos, participaron 590 agentes policiales y 180 soldados de la marina con 14 vehículos blindados.

Según Menezes, la policía venía realizando operativos desde el 20 de septiembre que le permitieron incautarse de 74 armas, incluyendo 14 fusiles, y "gran cantidad de drogas", al tiempo que detuvieron a 170 personas.

No obstante, pobladores de la zona comentaron a medios locales que vieron traficantes huir de la zona antes de la ocupación, que había sido anunciada por la policía.

El secretario de Seguridad del estado de Rio, José Mariano Beltrame, explicó que es preferible avisar de la ocupación para que los criminales abandonen la zona anticipadamente y evitar enfrentamientos violentos que pongan en riesgo la vida de la población.

"Siempre hay personas que salen en estas operaciones, nosotros tenemos el compromiso de buscarlas", dijo Beltrame.