Oleada de atentados deja 33 muertos en Irak

Una oleada de ataques en Irak dejó el domingo al menos 33 muertos, entre estos 12 niños a causa del estallido de un coche bomba afuera de una escuela primaria en el norte del país, dijeron las autoridades.

Las explosiones del domingo comenzaron hacia las 9:30 de la mañana en la aldea turcomana chií de Qabak, justo a las afueras de la población de Tal Afar. La zona aledaña a la aldea atacada ha sido desde hace tiempo un reducto de insurgentes suníes a los que ha sido difícil de erradicar y un corredor para los combatientes islamistas que llegan de la vecina Siria.

Un coche bomba conducido por un atacante suicida tuvo como blanco una escuela primaria cuando niños de entre seis y 12 años se encontraban en clase en esta pequeña aldea, mientras que otro vehículo cargado con explosivos atacó una comisaría cercana, dijo el alcalde de Tal Afar, Abdul Aal al-Obeidi.

Entre los muertos figuran 12 niños, el director de la escuela y dos policías. Otras 90 personas resultaron heridas, agregó.

En la aldea residen unas 200 personas, y parte de la escuela de una sola planta se desplomó a consecuencia de la explosión, agregó. Tal Afar se encuentra a 420 kilómetros (260 millas) al norte de Bagdad.

"Nosotros e Irak estamos acosados por al-Qaida", dijo al-Obeidi. "Es una tragedia. Esos niños inocentes estaban aquí para estudiar. ¿Qué pecados cometieron?"

Otro atacante suicida que iba a pie detonó sus explosivos horas después cuando peregrinos chiíes cruzaban el barrio mayoritariamente suní de Waziriya, en el norte de la capital iraquí.

Por lo menos 12 personas murieron y 23 resultaron heridas, según la policía y funcionarios de salud.

También el domingo, una bomba estalló en un estacionamiento en el distrito de Bagdad al-Jadidah, que tiene zonas suníes y chiíes, en el este de la capital iraquí.

Este atentado dejó seis muertos y 12 heridos, dijeron funcionarios de la policía y de hospitales.

Estos atentados son los más recientes dentro de una implacable campaña de violencia, que es la más grave que azota a Irak desde 2008. La cifra ascendente de muertos ha incrementado los temores de que el país se dirige hacia un derramamiento de sangre similar al que lo puso al borde de la guerra civil después de la invasión de 2003 que encabezó Estados Unidos.

Nadie se adjudicó la más reciente oleada de ataques, aunque los cometidos con atacantes suicidas que se hacen estallar a pie o en coches cargados con explosivos son frecuentemente obra de la facción de al-Qaida en Irak.

Al-Qaida en Irak a menudo ataca a civiles en un intento por socavar al gobierno que encabezan los chiíes. Su ideología extremista considera herejes a los chiíes.

___

El periodista de The Associated Press, Adam Schreck, contribuyó este despacho.