Costa y Atlético siguen imparables ante Celta

El brasileño Diego Costa marcó el domingo sus goles noveno y décimo en la liga española y el Atlético de Madrid ganó 2-1 al Celta de Vigo para seguir perfecto en el campeonato con ocho victorias en las ocho primeras fechas.

El equipo que dirige el argentino Diego Simeone suma, como el Barcelona, pleno de 24 puntos en lo alto de la clasificación, aunque figura segundo por diferencia de goles, y le saca cinco unidades de ventaja al rival Real Madrid, que marcha tercero.

El récord de triunfos en un arranque está en nueve, propiedad del Madrid en la campaña 1968-69.

Costa, el futbolista de moda del torneo, no tuvo piedad del Celta, al que endosó dos tantos a los 42 y 62 minutos para acumular 10 en lo alto de la clasificación de cañoneros; dos más que el argentino del Barsa Lionel Messi y tres más que Cristiano Ronaldo, quien el sábado rescató un triunfo por 3-2 para el Madrid en cancha del Levante. El Barsa, sin Messi, derrotó por 4-1 al Valladolid.

El Celta, que recortó por vía de Nolito (71), acumuló su sexto partido sin ganar y clasifica 16to con seis unidades.

El Sevilla ganó 2-1 de local ante el Almería, que igualó el primer gol de Kevin Gameiro (6) con una diana de Rodrigo Ríos (23) pero es nuevo colista tras ceder en los descuentos al tanto de Ivan Rakitic. El Sevilla marcha 11ro.

La jornada sigue con el cotejo Getafe-Betis, mientras que el Valencia visita al Athletic de Bilbao al cierre de la octava fecha.

El Atlético no dejó maniobrar a un Celta acomplejado en la primera mitad, y rondó el primer gol en un cabezazo picado de David Villa tras excelente jugada de Juanfran Torres por la derecha.

Las acciones a balón parado no resultaron en esta ocasión para el equipo de Simeone, que incluso malgastó un penal señalado por caída de Filipe Luis, que Yoel Rodríguez atajó primero a Costa desde los 11 metros y luego a Villa en el rechazo.

El arquero volvió a repeler una buena volea de Costa, pero nada pudo hacer en el primer tanto del Atlético, originado en una llegada y cruce de Filipe Luis, impulsado simultáneamente por Costa y el uruguayo Diego Godín, con diana adjudicada al delantero.

Villa pudo ampliar pero se volvió a topar con Rodríguez en el área chica y, tras la reanudación, falló solo frente al arquero tras un balón en bandeja de Costa, retirándose inmediatamente por problemas físicos.

Pero el brasileño siguió con su festival particular, ganándole un pelotazo largo a David Costas y resolviendo de nuevo por bajo ante Rodríguez.

Solo entonces mejoró el Celta, capaz de recortar gracias a un mal corte de Mario Suárez que Nolito convirtió en el 2-1 con toque suave y bombeado sobre la salida de Thibaut Courtois, salvador del Atlético en los descuentos, al manotear un tiro libre con veneno de Nolito.

"Era muy importante ganar. En la primera parte pudimos meter más goles y se nos complicó al final. Costa es nuestra alma, pero vamos partido a partido", declaró el centrocampista Mario Suárez, mientras que Simeone destacó nuevamente "la gran actuación de Costa, que está en constante crecimiento y aún tiene margen de mejora".

"Nuestro primer tiempo fue muy completo, fenomenal. Su arquero tuvo una gran actuación, aunque luego el Celta nos complicó los últimos 15 minutos. Debemos seguir creciendo y ya pensamos en el Espanyol", remarcó el técnico.

Costa, por su parte, no aclaró si piensa jugar próximamente con la selección española como nacionalizado. "La decisión está tomada y la tiene que decir la FIFA. Lo más importante es seguir trabajando", insistió el goleador.

Un error en un saque de banda del Almería permitió a Gameiro plantarse solo frente a Esteban Suárez, al que batió con un tiro colocado. Los visitantes nivelaron en buena conexión de Jesús Fernández "Suso" con Ríos, quien superó por bajo al brasileño Beto, y el chileno Bryan Rabello estampó luego un balonazo en el travesaño por el Sevilla.

Tras el descanso, Ríos puso nuevamente a prueba los reflejos de Beto con una plástica tijera, pero Rakitic castigó el bajón almeriense en el desenlace, cabeceando a la red un centro de Marko Marín.