Argentina: Suspenden partido por posible violencia

El partido que iban a disputar el viernes por la noche Independiente y Unión de Santa Fe, por la decimoprimera fecha de la B Nacional del fútbol argentino, fue suspendido por la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide) y por la policía de la provincia de Buenos Aires, ante el riesgo de un posible enfrentamiento entre dos facciones de la barra del "Rojo".

Poco antes de la suspensión del encuentro, unas 35 personas fueron detenidas con posesión de armas en una casa abandonada, a pocas cuadras del estadio Libertadores de América, donde Independiente iba a ser local. Según versiones policiales, los detenidos pertenecen al grupo que responde a César "Loquillo" Rodríguez, líder de una de las barras del club que está enfrentada con la que encabeza Pablo "Bebote" Álvarez.

Durante la semana, integrantes de las dos facciones se amenazaron a través de las redes sociales, especialmente en Facebook, y denominaron a un posible choque como "la batalla final". Desde el comienzo del campeonato, las barras se ubicaban en tribunas opuestas en los partidos que Independiente era local.

En los últimos días, Álvarez había publicado en su cuenta personal de Facebook que su grupo tenía 1.000 entradas para asistir a la popular "Norte", donde suele estar la facción de Rodríguez.

Desde que asumió la presidencia del club en 2011, Javier Cantero pretendió eliminar a la barrabrava del club y hasta llegó a enfrentarse cara a cara con "Bebote" Álvarez. Pero, con el tiempo, sus intentos de erradicar a estos grupos violentos perdieron fuerza.

No sólo no pudo sacar del club al histórico líder, Álvarez, sino que tiene a dos facciones enfrentadas y en permanente situación de tensión.

"Lo deportivo queda en segundo plano, quiero agradecer el accionar de la Policía", dijo Cantero a la radio Rock and Pop. "A la barra no se le da un peso y los líderes tienen prohibido el ingreso al estadio".