Blatter: Decisión sobre Catar 2022 sería en 2015

Después de todo lo que se habló sobre un cambio de fechas del Mundial de 2022 en Catar, pasará al menos un año antes que se tome una decisión al respecto.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, ordenó el viernes que se realicen "consultas a fondo" sobre la posibilidad de que el torneo no se dispute durante el abrasador verano del desierto catarí, y señaló que la decisión podría posponerse hasta 2015.

Blatter también reiteró que el torneo será en Catar, y dijo que viajará a esa nación del Golfo Pérsico para expresar la preocupación del organismo sobre el trato y derechos de los obreros migrantes involucrados en la construcción de instalaciones para el Mundial, infraestructura de transportación y hoteles.

"La Copa del Mundo de 2022 se jugará en Catar, así es", afirmó Blatter. "No sabemos si será en invierno o verano. No sé cuál será el desenlace".

La balanza parece inclinarse a favor de cambiar los meses del torneo debido al calor del verano en el desierto, aunque Blatter no descartó la posibilidad de que Catar cumpla con su promesa de organizar el Mundial en junio y julio con sistemas de refrigeración en los estadios.

El comité ejecutivo decidió el viernes crear un grupo especial que analice las alternativas para cambiar la fecha del torneo.

"Tenemos que realizar consultas muy a fondo. Tenemos que exhibir diplomacia y sabiduría", indicó Blatter.

La reunión de dos días de la junta de la FIFA se produjo luego de semanas de conjeturas, en gran medida provocadas por Blatter, de que la FIFA cambiaría las fechas del Mundial de 2022, incluso sin una solicitud del país organizador.

En cambio, Blatter presentó un cronograma mucho más largo para realizar consultas sobre el tema, con la presentación de un informe después que termine en julio el próximo Mundial de Brasil.

"Juguemos primero la Copa del Mundo de 2014 con la conciencia tranquila", señaló.

Blatter dijo que el cronograma final de trabajo será aprobado en la próxima reunión de la junta, el 4 y 5 de diciembre, antes del sorteo del Mundial en Brasil.

El proceso de consultas involucrará a expertos médicos, socios comerciales de la FIFA y dueños de derechos de transmisión, al igual que las influyentes ligas y clubes europeos que están preocupados por las alteraciones a sus calendarios.

El mandamás de la FIFA señaló que el miembro de la junta, Michel D'Hooghe, "no se equivocó" cuando dijo a la AP que la decisión no se producirá antes de 2015.

"No puedo contradecir lo que dijo", apuntó Blatter.

La política de la FIFA seguramente pesará en cualquier decisión en 2015, tomando en cuenta que las elecciones presidenciales del organismo serán en mayo de ese año. Blatter no ha descartado aspirar a un quinto período, cuando tendría 79 años.

Blatter ha propuesto jugar el torneo a partir de noviembre de 2022, para evitar conflictos con los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero.

La UEFA prefiere comenzar en enero, para no afectar tanto las ligas europeas y la Liga de Campeones. El jefe de la Asociación de Clubes Europeos, Karl-Heinz Rummenigge, propuso que el torneo se juegue en primavera.

Rummenigge y el director de las ligas europeas, Frederic Thiriez, emitieron comunicados el viernes elogiando a la FIFA por tener paciencia con el asunto. Ambos habían advertido sobre el peligro de tomar una decisión apresurada.

Los organizadores de Catar han dicho que pueden realizar el torneo en junio-julio, pero también están de acuerdo con cambiar la fecha si la FIFA lo solicita.

La pequeña nación del Golfo Pérsico también ha estado bajo presión en meses recientes por el trato a los trabajadores migrantes que construyen obras para el Mundial, mientras un fiscal de ética de la FIFA sigue investigando las acusaciones de que Catar y Rusia, sede del torneo de 2018, violaron las reglas antes de ser elegidos en una votación en diciembre de 2010.

Blatter indicó que pronto visitará al emir de Catar, un colega en el Comité Olímpico Internacional, para comunicarle la preocupación de la FIFA sobre los derechos de los obreros extranjeros.

"No es la responsabilidad principal de la FIFA, pero no podemos mirar hacia otro lado", dijo Blatter, quien ofreció su "simpatía y pesar" por las muertes de trabajadores que fueron reportadas por el diario británico The Guardian y sindicatos internacionales.

El comité ejecutivo incluye a 13 miembros que participaron en la elección en diciembre de 2010 que le otorgó el Mundial a Catar, que superó 14-8 a Estados Unidos en la ronda final de votación, a pesar de un informe del comité evaluador que advertía sobre el peligro que el calor representa para jugadores y espectadores.

Catar ha organizado dos torneos internacionales de fútbol, pero ninguno se disputó en junio o julio, cuando las temperaturas superan los 40 grados Centígrado.

Cualquier cambio de fechas podría provocar demandas de los países que perdieron en la votación, de las ligas europeas, y de las cadenas que compraron los derechos tomando en cuenta las fechas de junio-julio.

Estados Unidos es el territorio más lucrativo para la FIFA, y las fechas de noviembre o enero coincidirían con la temporada de la NFL. Fox, Telemundo --propiedad de NBC Universal-- y Fútbol de Primera Radio pagaron entre todos 1.200 millones de dólares en octubre de 2011 por los derechos de los Mundiales de 2018 y 2022.

La FIFA descartó la posibilidad de compensar a los candidatos que perdieron la contienda por 2022, después que Australia dijo que quería un reembolso por los 40,6 millones de dólares que gastó en su campaña.

Cerca del 90% de los ingresos de la FIFA provienen de la Copa del Mundo.