Fallece el legendario general Vo Nguyen Giap

El legendario general Vo Nguyen Giap, el cerebro militar que se valió de ingeniosas tácticas para expulsar a los franceses de Vietnam y posteriormente combatió a los estadounidenses que trataban de acabar con el comunismo en el país, falleció el viernes a los 102 años. Era el último revolucionario de la vieja guardia.

Giap falleció el viernes por la noche en un hospital militar de la capital Hanoi donde pasó los últimos cuatro años de su vida cada vez más débil, enfermo de males crónicos, dijeron un funcionario del gobierno y una fuente allegada a Giap. Ambos hablaron a condición de guardar el anonimato porque su muerte no ha sido anunciada oficialmente.

No se había hecho el anuncio oficial de su muerte en los medios controlados por el estado el viernes por la noche, pero la noticia se había extendido ampliamente en Facebook y en otras redes sociales.

Giap fue un héroe nacional cuyo legado sólo ha sido superado por el de su mentor, el ex presidente Ho Chi Minh, que condujo al país a la independencia.

Giap, conocido como el "Napoleón rojo", se erigió como el líder de un ejército de desharrapadas guerrillas que usaban sandalias fabricadas de neumáticos y cargaron su artillería pieza por pieza para poder rodear y aplastar al ejército francés en Dien Bien Phu en 1954. La improbable victoria, que se sigue estudiando en las escuelas militares, no sólo llevó a la independencia de Vietnam, sino también al colapso del colonialismo en toda Indochina y más allá.

Giap siguió adelante hasta vencer al gobierno de Vietnam del Sur, respaldado por Estados Unidos, en abril de 1975, con lo que reunificó a un país que había sido dividido en dos estados, comunista y no comunista. En general aceptaba grandes pérdidas en combate para lograr sus objetivos.

"Ninguna otra guerra por la liberación nacional fue tan encarnizada o causó tantas pérdidas como esta guerra", destacó Giap en declaraciones a The Associated Press en el 2005, una de sus últimas entrevistas conocidas con la prensa extranjera la víspera del 30mo aniversario de la caída de Saigón, la ex capital de Vietnam del Sur.

"Pero seguimos luchando porque para Vietnam, no hay nada más preciado que la independencia y la libertad", agregó, con lo que repitió una frase célebre de Ho Chi Minh.

Giap nació el 25 de agosto de 1911, en la provincia de Quang Binh en la región central de Vietnam. Incursionó en la política en la década de 1920 y trabajó como periodista antes de ingresar al Partido Comunista de Indochina. Estuvo en la cárcel por poco tiempo en 1930 por dirigir protestas contra los franceses y poco después se graduó en la facultad de derecho de la Universidad de Hanoi.

Huyó de la policía francesa en 1940 y conoció a Ho Chi Minh en el suroeste de China antes de volver a la zona rural del norte de Vietnam a reclutar guerrilleros para el Viet Minh, inicio del foco de la insurgencia sureña que poco después fue conocida como el Viet Cong.

Mientras estaba en el extranjero, su esposa fue apresada por los franceses y murió encarcelada. Poco después se volvió a casar y tuvo cinco hijos.

El 30 de abril de 1975, las fuerzas comunistas marcharon sobre Saigón con tanques y arremetieron contra la verja del entonces conocido como Palacio de la Independencia.

"Con la victoria del 30 de abril, los esclavos se convirtieron en hombres libres", destacó Giap. "Fue una historia increíble".

Desde entonces recibió a muchos dignatarios extranjeros, entre ellos a su amigo y camarada revolucionario Fidel Castro de Cuba.

El enemigo acérrimo del general Giap, el secretario de Defensa norteamericano Robert McNamara, vino a visitarlo en 1995. Entonces le preguntó por un controvertido episodio de la guerra de Vietnam, el incidente del Golfo de Tonkín en 1964 en el cual dos destructores de la Armada estadounidense presuntamente fueron atacados por dos lanchas norvietnamitas. Eso sirvió de justificación para que el Congreso de Estados Unidos intensificara la guerra.

Años después, muchos cuestionaron si el ataque realmente ocurrió. Durante su visita, McNamara le preguntó a Giap qué sucedió esa noche.

"Absolutamente nada", le respondió.

A los 97 años, el general asumió un importante papel en un debate sobre una propuesta de expansión de un mina de bauxita que afirmó significaba una amenaza ambiental y de seguridad, en parte porque iba a ser administrada por una empresa china en la inestable región montañosa central. Y también protestó por la demolición del histórico parlamento, Ba Dinh, de Hanoi. Sin embargo, ambos proyectos fueron realizados tal como se tenía previsto.

Giap celebró sus 100 años en el 2011. El general estaba muy débil y enfermo para hablar, pero firmó una tarjeta de agradecimiento a sus "camaradas" por la efusión de sus saludos de bienestar. Y aún entonces continuó siendo informado sobre los acontecimientos nacionales e internacionales, relató el coronel Nguyen Huyen, que fue su secretario personal durante 35 años.

___

Mason, que reportó desde Yakarta, Indonesia, cubrió Vietnam para la AP durante 2003-2012 y estuvo con Giap en varias ocasiones.