EEUU y Japón desplegarán armas defensivas en 2014

Funcionarios de Estados Unidos y Japón dijeron el jueves que desplegarán un radar de alerta temprana en el país asiático en los próximos 12 meses y nuevos aviones no tripulados de largo radio de acción para ayudar a monitorear unas islas disputadas en el Mar de China la próxima primavera, lo que pudiera volver a aumentar las tensiones con China.

Los ministros de Relaciones Exteriores y Defensa de ambos países pusieron por primera vez un precio a lo que Japón contribuirá a la reubicación de infantes de Marina de Estados Unidos fuera de Okinawa, Guam y otros lugares en la zona de Asia Pacífico. Japón pagará un máximo de 3.100 millones de dólares al traslado, que incluye la construcción de nuevas instalaciones en Guam y las Islas Marianas del Norte.

El acuerdo se anunció tras reuniones de alto nivel entre el secretario de Estado John Kerry y el secretario de Defensa Chuck Hagel con el canciller japonés, Fumio Kishida, y el ministro de Defensa, Itsunori Onodera. Las conversaciones, que ocurren antes de la visita del presidente Barack Obama a Indonesia y Brunei la próxima semana, tuvieron por fin modernizar la alianza estadounidense-japonesa, que ambas partes afirman es la clave de la paz y la estabilidad en el norte de Asia.

El nuevo radar de banda X mejorará la capacidad de Japón para rastrear e interceptar misiles desde el otro extremo del Mar de Japón y se ubicará en la costa oeste. Autoridades han dicho que tiene por fin proteger la región de la amenaza de Corea del Norte, y no tiene ninguna relación con China.

Pero los drones, dos o tres aparatos que despegarán desde Estados Unidos, tienen en parte como objetivo ayudar a mejorar la vigilancia alrededor de las Islas Senkaku, una fuente de caldeado debate entre Japón y China.

Sin embargo, el acuerdo de jueves no menciona directamente a las islas, que es uno de los temas más preocupantes que afectan la seguridad en el Pacífico.

La disputa territorial sobre las islas, remotas y desiertas, ha afectado significativamente las relaciones entre Beijing y Tokio, y provocado declaraciones belicosas de ambas partes.

Estados Unidos ha observado con preocupación el aumento de las tensiones sobre las islas. Por su parte, China ha aumentado las patrullas cerca de Senkaku, que China llama Diaoyu. Las operaciones de barcos y aviones de ambos países sobre las islas se mantienen y los dos países están muy cerca de solucionar la disputa.