Arranca campaña electoral en El Salvador

Con ruidosas caravanas que recorrieron las principales calles de la capital y decenas de concentraciones en diversos puntos del país, los partidos políticos arrancaron el miércoles la campaña para las elecciones presidenciales de 2014 que pueden marcar el regreso al poder de la derecha o la continuidad de los ex guerrilleros.

La campaña arranca con una cerrada pelea en la preferencia electoral entre el comandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén, del partido en el gobierno Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y el alcalde capitalino, Norman Quijano, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que gobernó el país por 20 años (1989-2009).

A la disputa se sumó el ex presidente Tony Saca (2004-2009), que luego de ser expulsado de Arena recibió él apoyó de tres partidos conservadores que buscarán llevarlo a la presidencia bajo la bandera de Unidad.

En las elecciones presidenciales del 2 de febrero de 2014 participarán nueve partidos legalmente inscritos, pero solo se postularán cinco candidatos, entre los que destacan Sánchez Cerén, Quijano y Saca. Si ninguno de los candidatos obtiene la mitad más uno de los votos habrá una segunda vuelta en abril entre los dos más votados.

En la contienda también participan el Partido Salvadoreño Progresista (PSP), dirigido por militares, y la Fraternidad Patriótica Salvadoreña (FPS). Ninguno de ellos puntea en las encuestas.

El Frente marcó presencia en los 262 municipios del país.

"Es una campaña de contacto directo con la población, vamos a seguir el trabajo casa por casa, para hablar con las familias y presentarles nuestro programa", dijo Sánchez Cerén en un acto en la capital.

"Tenemos ya planteadas las grandes prioridades, un país económicamente más fuerte que genere más y mejores empleos, un país que apueste masivamente por la educación, los deportes y la cultura", agregó Oscar Ortiz, el candidato a la vicepresidencia.

Arena abrió la campaña en la ciudad occidental de Izalco, un lugar simbólico para los derechistas pues en ese lugar el dictador general Maximiliano Hernández Martínez (1931-1944) paró con balas en 1032 un levantamiento campesino, supuestamente ligado al Partido Comunista. Cifras extraoficiales indican que más de 32.000 indígenas murieron en la matanza realizada por la fuerza armada.

Saca se fue en caravana hasta su natal Usulután, a 115 kilómetros al este de San Salvador, donde participó en dos actos religiosos.

Los partidos políticos y sus candidatos podrán realizar propaganda hasta el 29 de enero.