Argentina: Procesan a conductor de tren chocado

Un juez argentino dispuso el miércoles el procesamiento del maquinista del tren que chocó a otra formación en la localidad bonaerense de Castelar, lo que causó la muerte de tres personas y heridas a 300.

El juez Jorge Rodríguez dictó el procesamiento sin prisión preventiva de Daniel López, conductor de la formación del ferrocarril Sarmiento que el 13 de junio colisionó a otra por detrás cerca de la estación Castelar, unos 25 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

El conductor es considerado penalmente responsable del delito de estrago culposo agravado. El magistrado dispuso el sobreseimiento parcial de otros tres imputados, uno de los cuales era el acompañante del maquinista, mientras que los dos restantes son un coordinador de material rodante y un ingeniero electromecánico, según la resolución judicial difundida por el sitio del Poder Judicial.

Además, el magistrado decidió trabar embargo sobre los bienes del acusado hasta cubrir la suma de 10 millones de pesos (1,7 millones de dólares).

Un fiscal pidió días atrás el procesamiento del maquinista por el delito por el que finalmente se le procesó -con una pena de uno a cinco años de prisión- porque supuestamente López no accionó ni el freno normal ni el de emergencia de la cabina del conductor para hacer cesar la tracción del tren.

El gobierno de la presidenta Cristina Fernández ha recibido numerosas críticas de sindicatos y expertos del sector por la falta de supervisión de los servicios prestados por las empresas operadoras de los trenes. Las autoridades han mostrado por su parte evidencias de la falta de profesionalismo de los conductores de las formaciones ferroviarias, varios de los cuales han sido sorprendidos por cámaras instaladas en sus cabinas leyendo libros, hablando por celulares y hasta dormidos.

El gobierno anunció hace unos meses que iba a retirar fondos estatales a las operadoras de líneas de trenes que no cumplan con ciertos parámetros de prestación del servicio luego de los últimos trágicos accidentes ferroviarios ocurridos en Buenos Aires y sus alrededores. Después, decidió avanzar en el control pleno del servicio ferroviario al dar la prestación de cinco líneas a empresas del Estado.

En febrero de 2012, 51 pasajeros fallecieron cuando una formación chocó con el parachoques de la estación Once de esta capital, en lo que constituyó una de las peores tragedias ferroviarias de la historia argentina. Por este hecho están procesados funcionarios, empresarios y el maquinista del tren, todos ellos a la espera de un juicio oral.